Ruta por el País Vasco-Francés


Un honnête homme n’est ni Français, ni Allemand, ni Espagnol. Il est Citoyen du monde, et sa patrie est partout.

Un hombre honesto no es francés, ni alemán, ni español. Es Ciudadano del mundo y su patria está en todas partes.

Cyrano de Bergerac

De España a Francia sin salir del País Vasco

El País Vasco-Francés es un país de contrastes. En poca distancia, es posible pasar del paisaje marinero al pastoril, del ambiente refinado al rústico y de bulliciosos centros turísticos a valles de silencio.

De sentir la brisa del Atlántico a la imponente sombra de los Pirineos. 

En el País Vasco-Francés hemos conocido bellos pueblos y elegantes ciudades. Paisajes de onduladas cumbres y verdes valles. Castillos con fantásticas historias. Cementerios con estelas discoidales y simbología celta. Puentes de leyendas. Iglesias con curiosas galerías de madera bordeando la nave (algunas nos han sorprendido y arropado con la dulce melodía de un órgano). Caminos que se juntan en el peregrinaje a Santiago.

También nos ha permitido admirar la singularidad y riqueza que aporta el mestizaje cultural. Una Francia de txapelas y frontones, Con casas de entramados vascos y ventanas de colores al más puro estilo francés.

Un lugar donde un «Bonjour madame» se despide con un «Agur».

Paisajes de montaña en el País Vasco Francés
Interior del País Vasco-Francés

Qué ver en el País Vasco-Francés

Biarritz. País Vasco-Francés

Dónde está el País Vasco-Francés

Iparralde (en vasco) o País Vasco-Francés, se sitúa íntegramente en Francia, en la región de Nueva Aquitania. Su superficie se extiende por la zona occidental de los denominados Pirineos Atlánticos.

Históricamente, Iparralde, junto a Euskadi y Navarra conformaban el País Vasco, que en la antigüedad tomó el nombre  de Vasconia.

El País Vasco-Francés se divide en tres provincias: Labort (en la zona de costa), Baja Navarra y Sola (la más oriental).

Paisajes bucólicos en el País Vasco Francés
Paisajes del País Vasco-Francés

 

Ruta en coche por el País Vasco-Francés

Preparamos una ruta que nos llevó a conocer interesantes y bonitos lugares de las tres provincias que componen el País Vasco Francés. Así como algunas localidades de la región de Béarn.

Y éste fue el resultado:

Qué ver en el País Vasco-Francés

1. Hendaya

Hendaya se sitúa al otro lado del río de Hodarribia, río que hace de frontera natural entre España y Francia. Es una villa marinera que en periodo estival atrae a muchos turistas, tanto de un país como de otro.

Qué ver en Hendaya

Casas de estilo neo-vasco en Hendaya
Edificio del Casino

Castillo Abbadia. Hendaya
Castillo Abbadia

2. San Juan de Luz

Continuando la carretera de la costa en dirección a Biarritz, llegamos a S. Juan de Luz.  Un lugar que nos sorprendió gratamente. Es coqueto pero sin demasiados lujos. Tiene vida pero sin ser agobiante. Y además cuenta con un interesante patrimonio.

Dos sensaciones son las que tienes cuando entras en el casco antiguo. Por un lado, la de estar en un antiguo pueblo pesquero, por otro la encontrarte en el escenario de una novela de corsarios.

Y esto tiene su explicación. Porque el casco histórico está formado por edificios que datan del S. XVII, cuando S. Juan de Luz era uno de los principales puertos pesqueros de Francia. Pero también, por construcciones de la época en la que fue una importante colonia de corsarios, que  bajo la bendición del rey, aquí se refugiaban. Los botines de los saqueos a barcos ingleses y españoles, enriquecieron el aspecto de la villa.

Entre las viviendas de los corsarios, destaca la Casa Joanoenia (S.XVII) por su estilo, inspirado en los palacios de Venecia. 

Las  calles del casco histórico están repletas de tiendas para comprar cualquier cosa. Desde las típicas alpargatas, espadriles, a las famosas telas de lino a rayas, el pastel vasco o los macarons.

Qué ver en San Juan de Luz

Aparejos de pesca en el Puerto de San Juan de Luz

San Juan de Luz

Tienda de alpargatas en San Juan de Luz
Tienda de las típicas alpargatas

Casa de Luis XIV en el centro de San Juan de Luz
Casa de Luis XIV

Iglesia de S. Juan Bautista. San Juan de Luz
Iglesia de S. Juan Bautista

Playa Grande en S. Juan de Luz
Playa Grande

3. Biarritz

Esperábamos encontrar una ciudad elegante, con lujosos palacetes, ostentosas mansiones, estilosos balnearios y tiendas de postín. Y sí, esa fue la primera impresión. Pero luego, una vez visitada cambió nuestra percepción. Pues en Biarritz conviven el lujo y la opulencia con la sencillez y lo natural.

El ambiente surfista y desenfadado se mezcla con el glamuroso y refinado, dando lugar a una atractiva simbiosis.

Biarritz es centro de veraneo de la burguesía europea desde mediados del s. XIX, cuando la emperatriz Eugenia de Montijo se enamora de la ciudad-balneario. Manda construir un palacete, edificio que hoy alberga el Hôtel du Palais.

Qué ver en Biarritz

Biarritz

Faro de Biarritz
Faro de Biarritz

Playa de Puerto Viejo. Biarritz
Playa de Puerto Viejo

Vistas de Biarritz y la costa

Roca de la Virgen. Biarritz
Roca de la Virgen

Paseos por Biarritz
Sendero por los acantilados

Casa de Biarritz
El otro Biarritz

4. Bayona

Llegamos con poco tiempo para visitar esta agradable ciudad. Pero lo poco que vimos nos encantó.

Después de visitar San Juan de Luz y Biarritz, tan animadas de gente, Bayona nos pareció un oasis de tranquilidad. Pues Bayona es una urbe apacible y colorida. Anima al paseo, a recorrerla sin prisas percibiendo  las muchas sensaciones y apreciando los muchos detalles que atesora. 

Se sitúa en el punto más al norte del País Vasco-Francés. Es bañada por los ríos Nive y Adur, que dividen Bayona en tres barrios: le Grand Bayonne, el centro histórico, le Petit Bayonne, más bohemio y pintoresco y le Saint-Esprit, barrio judío.

En Bayona también se da cita la gastronomía, pues es famosa por la elaboración del conocido jamón de Bayona, y por su tradición chocolatera.

Qué ver en Bayona

Casas de colores en Bayonne
Colorida y apacible Bayonne

Barrio Le Grand Bayonne. Bayona. País Vasco-Francés
Barrio Le Grand Bayonne

Catedral de Bayona
Catedral de Bayona

Claustro de la catedral de Santa María de Bayona
Claustro de la catedral de Bayona

5. Ascain

Dejando la costa y adentrándonos en el interior del País Vasco-Francés, nuestra primera parada fue Ascain, donde hicimos noche.

Es en el centro del village donde se concentra todo el atractivo: la plaza, el frontón, la iglesia, el ayuntamiento y el cementerio.

Sí, porque los cimetières del País Vasco-Francés son muy curiosos. Y fue aquí donde lo descubrimos. Luego, los fuimos buscando en cada pueblo que visitábamos. 

¿Qué los hace tan singulares? Pues las estelas discoidales o hilarri en vasco (hil=muerte y harri=piedra). Tienen un significado muy arraigado a la cultura y tradiciones vascas. Por lo visto, la base de la piedra simboliza la tierra y la parte circular la luna. Poniendo en relieve la creencia, de que las personas cuando mueren dejan su luz en la luna. Esta parte circular, suele estar decorada con la cruz vasca, símbolos cristianos o figuras representado el sol, la vida e incluso el oficio de la persona allí enterrada.

A la salida del pueblo se puede contemplar el Puente romano cruzando el río la NivelleAunque es así denominado, su construcción original data del siglo XVI.

Cementerio de Ascain
Cementerio Ascain

Puente romano de Ascain
Puente romano

6. Sara

Con idea de coger le train de la Rhune para subir al pico Larrún, llegamos a Sara, Sare. No fue posible, pues los billetes estaban agotados (se nos olvidó hacer la reserva por internet).

Pero teníamos plan B. Visitar Sara, catalogado como uno de los pueblos más bonitos de Francia.

Dicen que el tiempo se detiene cuando llegas a Sara. Y algo de verdad hay.  Se desconoce el origen de esta villa, pues todos los archivos fueron quemados durante la Revolución Francesa. Un misterio en el lugar donde el reloj se detuvo.

Qué ver en Sara

Calle principal de Sare. Pais Vasco Francés
Calle principal de Sare

Lino del País Vasco Francés
Tienda de lino en Sare

Sare, de los pueblos más bonitos de Francia
En un bello entorno

Cementerio Sare. País Vasco Francés
Estela con la cruz vasca

Iglesia San Martín. Sare
Iglesia de San Martín

Cementerio de Sare

Cementerio nuevo de Sare
Cementerio Nuevo de Sare

Vacas pastando en Sare
Pastoril imagen en Sare. Al fondo el pico de la Rhune

La Galzada de Sare
Calzada

7. Ainhoa

Hay pueblos que parecen hechos para decorados de películas. Todo tan impecable, tan atractivo, tan cuidado… Tan bonito. Pues esa es la sensación que se tiene en Ainhoa. Un pueblo pequeño, podría decirse que es una calle, pero con un encanto muy grande.

Su origen se remonta al s. XIII como lugar de hospedaje para los peregrinos que se dirigían a Compostela. De esta época se conserva la iglesia. Las viviendas originales tuvieron que ser reconstruidas durante los siglos XVII y XVIII, después de la Guerra de los Treinta Años.

Bonita calle de Ainhoa. País Vasco-Francés

Calle principal de Ainhoa
Calle principal de Ainhoa

Casa típicas Ainhoa. País Vasco-Francés

Iglesia de Ainhoa. País Vasco Francés
Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción

Escalera al campanario iglesia de Ainhoa
Escalera campanario

Cementerio de Ainhoa. País Vasco Francés
Cementerio de Ainhoa

8. Espelette

Sinónimo de pimientos rojos secándose al sol, los llamados Piment d’ Espelette.

Y es que en este village es tradicional la elaboración de pimientos secos. Después de la cosecha, los ponen a secar al sol en las fachadas de las casas. Casas pintadas en blanco y rojo oscuro lo que da un aspecto muy singular y pintoresco.

El origen de los famosos pimientos, parece ser que se remontan a la época del descubrimiento de América. Cuando un marinero vasco trajo dicho alimento a estas tierras.

Qué ver en Espelette

 

Fachada  con los Pimientos de Espelette secándose
Pimientos de Espelette

Casas de Espelette con pimientos secándose al sol

Iglesia de Espelette
Iglesia de Espelette

Interior de la iglesia de S. Martín de Espelette
Balcones de madera

Interior de la iglesia de S. Martín de Espelette

Castillo barones de Espelette

Riachuelo de Espelette
Riachuelo de Espelette

Frontón de Espelette
Frontón de Espelete

9. Salies de Béarn

En la región de Bèarn, hay un lugar que parece escenario de la novela de los Tres Mosqueteros, es Salies de Béarn. 

Además, en nuestra visita nos acompañó el día nublado con lo que daba un aspecto más ficticio. También era un día dedicado al arte, por lo que había numerosas exposiciones de pintura, escultura… y hasta música por la calle. Le village estaba muy animado y bohemio.

Salies de Béarn debe su nombre al manantial de agua salada sobre el que se ubica. Éste ha sido el pilar económico desde el siglo XVI, proporcionando sal, salud y bienestar. Pues se han explotado tanto las salinas como los beneficios de sus aguas termales. 

Según cuenta la leyenda, se le atribuye a un jabalí el descubrimiento del manantial salado, pues lo encontraron cerca del manantial con las cerdas cubiertas de sal. 

Qué ver en Salies de Béarn

Río Le Saleys en Salies de Béarn
Paseando por Salies de Béarn

La maison de Parts-Prenants. Salies de Béarn
La Maison de Parts-Prenants

Arte en las calles de Salies de Béarn. País Vasco-Francés Casass de Salies de Béarn Calles pintorescas de Salies de Béarn

Puente de Luna en Salies de Béarn. País Vasco-Francés

Termas Salies de Béarn
Termas

10. Sauveterre de Béarn

Belleza, misterio, fantasía… Es una rara sensación la que trasmite el pasear por este lugar marcado por batallas, leyendas y pasos de peregrinos.

El tiempo parece que se detuvo en sus calles, añejas y solitarias. Es llamada «perla del Béarn«, para algunos el pueblo más bonito de la región.

Al encanto del interior hay que añadir el atractivo entorno. Pues a sus pies, dibuja un meandro el río Gave d’Oloron. Queda entre sus aguas la isla de la Glére. Y praderas y túpidos bosques para crear un lugar de ensueño.

Qué ver en Sauvaterre de Béarn

Río le Gave d'Oloron. Sauvaterre de Bèarn

Río Le Gare d'Oloron. Sauvaterre de Bèarn. Pais Vasco Francés
Río le Gare d’Oloron e isla de la Glère

Puente de la Leyenda. Sauvaterre de Bèarn.
Puente de la Leyenda

Restos del recinto fortificado de Sauvaterre de Bèarn. Pais Vasco Francés
Restos del recinto fortificado

Iglesia de San Andres. Église de St. André El precioso pueblo de Sauvaterre de Bèarn. Pais Vasco Francés Calles de Sauvaterre de Bèarn

11. Navarrenx

Llegamos a Navarrenx un día de feria y estaba muy animado. Ya habíamos estado la noche anterior degustando los famosos salmones del río Gave d’Oloron.

Lo más espectacular de Navarrenx es su magnífica muralla. Una majestuosa y robusta construcción en piedra oscura (no sé si por el tipo de material o por el paso del tiempo). 

Murallas que encierran un urbanismo intacto desde hace siglos. Es por esto que pasear por Navarrenx es llenarse de emociones, entre calles que no debían ser muy diferentes siglos atrás y que guardan una dilatada historia.

Qué ver en Navarrenx

Día de feria en Navarrenx
Día de feria en Navarrenx

Murallas de Navarrenx
Imagen de Navarrenx

Navarrenx

12. Mauleón-Licharre

Entre bosques, praderas y colinas aparece Mauleón-Licharre, el municipio con más vida de la provincia de Sola en el País Vasco Francés.

Cuenta con varios atractivos. Empezando por el bello entorno donde se ubica, en el valle de Saison, y continuando por el río que desciende entre sus calles. 

A esto, hay que añadirle las casas con  terrazas colgadas al río, la iglesia… Pero si de algo están orgullosos sus habitantes son de sus dos castillos.

Qué ver en Mauleón-Licharre

Casas con balcones colgados al río. Mauléon-Licharre
Casas con balcones colgados al río

13. Hôpital St. Blase

Entre bosques, junto a un riachuelo aparece la pequeña iglesia de Hospital de San Blas, (Hôpital de St. Blase). La paz y la espiritualidad te invaden en este recóndito lugar, camino de peregrinos.

La iglesia fue construida en el siglo XII. Admirable construcción en estilo románico con reminiscencias árabes que se observan en la cúpula estrellada. Tuvo funciones hospitalarias, ofreciendo ayuda y alojamiento a los peregrinos.

 

Hôpital St. Blase Hôpital St. Blase

14. San Juan Pie de Puerto

Continuando con nuestro particular peregrinaje, llegamos allí donde se juntan los caminos. 

A San Juan Pie de Puerto llegan todos los caminos de Francia con dirección a Santiago de Compostela. De aquí parte solamente uno, el llamado camino Francés de la ruta peregrina.

En sus calles, de origen medieval, se percibe la mezcla de la cultura francesa y vasca. En un ambiente de hospitalidad y jubileo, con peregrinos llegados de toda Europa.

Pero además, cuenta con otros atractivos:

  1. Su maravilloso paisaje. En el paso de Roncesvalles, en pleno Pirineos Atlánticos, y con el río Nive atravesando la localidad.
  2. Un excelente patrimonio arquitectónico: la puerta de Saint Jacques, el bonito puente de Eyheraberry, la Ciudadela, la iglesia de Notre-Dame y la prisión de los Obispos.
  3. La calle Ciudadela, arteria principal de la villa. Transitando por ella, se pueden apreciar algo que me llamo mucho la atención: los dinteles de las puertas. Tienen labrados la fecha de construcción (las más antiguas del siglo XVII), inscripciones y detalles simbólicos. 
  4. La fascinante historia. San Juan Pie de Puerto tiene su origen como calzada romana. Su fundación como villa tuvo lugar en el S. XII. Se convirtió en un importante puerto de comercio y comunicaciones, por lo que fue un enclave muy preciado.
  5. Degustar su gastronomía: embutidos, patés, quesos, pastel vasco, canelles…

Puerta de España
Puerta de España

Dinteles de las puertas de San Juan Pie de Puerto
Dinteles grabados con la cruz vasca

Río Nive en San Juan Pie de Puerto
Río Nive

San Juan a Pie de Puerto
Calle de Ciudadela

Calles medievales de San Juan a Pie de puerto
Calles de origen medieval

Peregrino en San Juan a Pie de Puerto
Peregrina por la calle de la Ciudadela
 

Gastronomía País Vasco Francés

Igual de variado que es el paisaje es su gastronomía. Así podemos degustar pescados y mariscos en la zona costera: merluza, ostras, langostinos, mejillones… Aunque también jamón de Bayona.

Carnes en el interior, destacando el entrecot a la pimienta, el pato con salsa de cerezas y los asados de cordero. 

Destacan los diferentes tipos de quesos y el paté, que si hay posibilidad de probar uno casero será un placer.

Los pimientos de Espelette en todas sus variantes. Y los salmones pescados en el río Gave d’Oloron.

La repostería tiene su estrella en el pastel vasco. Puede estar relleno con crema pastelera o con mermelada de cerezas (mi preferido). También degustamos los cannelles una especie de magdalena esponjosa edulzada con canela.

Ensalada con jamón de Bayona. Gastronomía del País Vasco-Francés
Canónigos con paté y jamón de Bayona

Platos de pato cocinados con salsa dulce
Pato confitado

Entrecot a la pimienta
Entrecot a la pimienta

Pastel vasco de mermelada de cerezas
Pastel vasco con mermelada de cerezas

Cannelle. Dulce típico del País Vasco Francés
Canelles