Qué ver en Cordes-sur-Ciel (Francia). Curiosidades e historia

Cordes-sur-Ciel, la bastide de nombre celestial

Escuchar su nombre ya trae buenos presagios. Cordes sur Ciel (cuerdas sobre el cielo) evoca un lugar placentero y fantástico. Durante la visita, se comprueba que la realidad hace honor al título. Sobre su curioso origen, historia y patrimonio, trata esta entrada «qué ver en Cordes-sur-Ciel». 

La primera imagen es tan significativa como el nombre, pues Cordes sur Ciel se alza sobre la colina de Mordagne, como en un intento de alcanzar el cielo.

En el interior, se descubre un exquisito y fascinante casco histórico. Un muestrario de arquitectura medieval de diferentes calidades, épocas y estilos.

El conjunto queda protegido por un total de cuatro murallas concéntricas. Son como hojas de un libro en piedra que relatan una historia de guerras religiosas, cruzadas y siglos de esplendor.

En cuanto a su bonito nombre, hay que aclarar que en su origen era simplemente Cordes. El añadido «-sur ciel» se debe al escritor Jeanne Ramel Cals, pues decía que cuando la niebla cubre el valle, Cordes sobresale entre las nubes y parece que estuviera suspendido en el cielo.


Contenido «Qué ver en Cordes sur Ciel»


Vistas desde Cordes sur Ciel
Qué ver en Cordes-sur-Ciel

ORIGEN DE CORDES-SUR-CIEL

Cordes nace en el año 1222 cuando el Conde de Toulouse, Raimundo VII decide construir un recinto amurallado.

Los objetivos eran: 1. Proteger sus territorios de los ataques del rey de Francia y 2. Realojar a una población desperdigada y sin hogar a causa de las cruzadas contra los cátaros.

El asentamiento se construye en siete años, Dos murallas lo protegen, En el momento que finalizan las obras de las murallas, el recinto se comienza a poblar.

En poco tiempo, Cordes se convierte en una bastide. Está considerada una de las primeras bastides de la región.

♦ ¿Qué es una bastide?

Fue un tipo de desarrollo urbanístico en medio rurales, cuyos fines eran defensivos y económicos. Surgieron en el siglo XIII, en el suroeste de Francia (en las actuales regiones de Nueva Aquitania y Occitania).

Era una época de crecimiento demográfico y se llegaron a fundar alrededor de 300 bastides. Se levantaban en zonas desocupadas y estratégicas, como ríos navegables o rutas del Camino de Santiago. Y generalmente sobre algún asentamiento previo.

Los artifices fueron los Condes de Toulouse, los monarcas de Inglaterra, Francia y Navarra, junto con la nobleza y las abadías del lugar.

Otro aspecto determinante del carácter de Cordes es la religión. Pues en el momento de su creación las guerras religiosas son constantes.

Aquí, en Occitanie, los cátaros eran perseguidos y ejecutados por los cruzados. Sin embargo, Raimundo VII permitió a los pobladores de Cordes practicar la doctrina cátara.

♦¿Quiénes eran los cátaros?

Los cátaros eran una secta cristiana que gozó de mucha popularidad durante los siglos XII y XIII en la región del Languedoc, Occitanía y Aquitania.
Pensaban que la Iglesia de Roma había perdido su primitiva esencia y valores (sencillez, pobreza, humanismo…) y no aceptaban la autoridad del Papa.
Ellos se consideraban cristianos verdaderos y se denominaban «hombres buenos», aunque para la Iglesia eran herejes por lo cual debían ser perseguidos y exterminados.
En 1209 el Papa convoca una cruzada contra los cátaros, contando con el apoyo del rey de Francia. A finales del siglo XIII, el movimiento ya aparece debilitado y poco a poco la doctrina cátara se va extinguiendo.

MAPA IMPRESCINDIBLES DE CORDES-SUR-CIEL

QUÉ VER EN CORDES-SUR-CIEL

1. Plaza de la Bouteillerie

La visita a Cordes-sur-Ciel comienza en esta pequeña plaza donde encontraremos un plano de la villa y un código para descargar la información.

Esta zona es la más» joven» de Cordes. Según vayamos subiendo, iremos retrocediendo en los siglos. Hasta llegar a principios del siglo XIII, al origen de la bastida.

2. Gran-Rue de l’Horloge

Tres largas calles vertebran Cordes-sur-Ciel. La principal es la Gran Rue de l’Horloge. Una calle donde disfrutar de todo el tipismo de las viviendas occitanas. También de las tiendas de souvenir, artesanía y talleres de arte.

Grand Rue de l'Horloge en Cordes sur Ciel
Qué ver en Cordes-sur-Ciel

Qué ver en Cordes-sur-Ciel

3. La Capelette

En esta misma calle nos encontramos con el primer tesoro de Cordes-sur-Ciel.

La Capelette de Saint-Jacques es una pequeña capilla del siglo XVI. Consta de una sola nave abovedada. La esquina es un contrafuerte cilíndrico con una hornacina.

Tuvo funciones de hospital.

La capelette de Saint Jaques en Cordes sur Ciel
Capelette de Saint Jacques

4. Porte de l’Horloge

La calle de l’Horloge termina en la puerta del mismo nombre. La Porte de l’Horloge (puerta del Reloj) fue levantada en el siglo XVI. Está realizada en piedra caliza, cascotes y arenisca.

Se abre con arco de medio punto y sobre ella se sitúa el reloj. La campana está en una espadaña superior.

Este espacio es muy coqueto, tanto por la puerta en si, como por las pintorescas viviendas que lo acompañan.

Porte de l-Horloge en Cordes sur Ciel
Porte de l’Horloge
Porte de Rous. Cordes sur Ciel
Puerta de Rous

5. Grand-Rue de la Barbacane y Torre de la Barbacane

Continuamos el ascenso por la Grand-rue de la Barbacane. Una bonita calle empedrada donde nos vamos a encontrar muchos detalles curiosos.

En esta calle se encuentra la Torre de la Barbacane.

Dos épocas marcan la construcción de esta torre defensiva, el siglo XIII y el XV. Forma parte de la tercera muralla, sus funciones era defender la entrada.

Se trata de una alta torre circular de piedra apoyada sobre una base de mampostería.

Murallas de Cordes-sur Ciel
Qué ver en Cordes-sur-Ciel: Torre Barbacane

6. Porte du Vainqueur

Y hemos llegado al origen de la bastide de Cordes .La bastide de Cordes se construyó en siete años. Estaba protegida por una doble muralla con varias puertas de acceso.

La puerta del Vainqueur forma parte de la segunda muralla, Se construyó entre los años 1222 y 1229.

Era uno de los accesos a la bastide. Su apertura es un arco de medio punto en cuyo interior se aprecia la ranura de la antigua reja de barrotes.

Porte de Vainqueur en Cordes sur Ciel
Porte de Vainqueur
Bastide de Cordes sur Ciel
Origen de Cordes
Origen e historia de Cordes-sur-Ciel
Vivienda entra las dos murallas de Cordes sur Ciel

7. Les Halles

En el centro histórico de Cordes, en la misma cima de la colina se encuentra este histórico mercado

Su origen nos lleva al siglo XIII, cuando los comerciantes y artesanos de la bastide obtienen permiso para celebrar un mercado. A raíz de esta iniciativa Cordes, se convirtió en un importante centro de artesanos del cuero y los bordados.

Con este florecimiento del comercio y la artesanía, en el siglo XIV se acondiciona la plaza cubriéndola con una estructura de madera a cuatro aguas sostenida sobre 24 pilares de piedra octogonal.

La techumbre actual es del siglo XIX, Los pilares parece ser que son los originales.

Les Halles de Cordes-sur-Ciel
Qué ver en Cordes-sur-Ciel: Les Halles
Qué ver en Cordes sur Ciel
Mirador junto a Les Halles

8. Iglesia de Saint-Michel de Cordes

Las historia de cátaros y guerras religiosas que envuelve Cordes-sur-Ciel se ve representada en esta iglesia,

Una vez finalizadas las cruzadas contra los cátaros, el obispo de Albi (inquisidor de la región de Occitania) manda construir esta iglesia dedicada a Saint-Michel. Sin embargo, los habitantes de Cordes no se veían representados por los católicos y no ponen mucho aprecio en su construcción, por lo que las obras se demorarán entre los años 1263 y 1281.

En el siglo XV se lleva a cabo una importante reconstrucción.

A destacar del exterior la original torre campanario octogonal (siglo XIV) y la puerta inservible (queda a la altura de una ventana) que deja constancia de las pocas ganas que pusieron en su edificación.

Del interior, los retablos, la decoración de las bóvedas y  las vidrieras.

Iglesia de Saint-Michel en Cordes-sur-Ciel
Qué ver en Cordes sur Ciel: Iglesia de Saint-Michel

9. Viviendas renacentistas

Cordes-sur-Ciel vive su época de máximo esplendor entre los siglos XIII y XIV. En la bastide se instalan familias pudientes, nobleza y ricos comerciantes, Construirán suntuosos palacetes de estilo gótico con influencias italianas.

Son viviendas de dos o tres plantas nobles. Las arcadas de la planta baja eran utilizadas para el comercio.

Son muy llamativas las figuras que decoran la parte alta de las fachadas. También las ventanas geminadas, que fueron introducidas en el siglo XVI.

Algunos de estos palacetes son: Maison Ladeveze (S.XIII), Maison Grand Veneur (s. XIII), Maison du Grand Écuye (s. XIV).

Maison Grand Veneur en Cordes sur Ciel
Qué ver en Cordes-sur-Ciel. Palacios renacentistas

10. Puerta de Ormeaux

La bastide de Cordes se construyó en siete años. Estaba protegida por una doble muralla con varias puertas de acceso, como la puerta de Ormeaux (siglo XIII),

Desde sus arcos tendremos vistas al cruce de las dos calles principales de Cordes-sur-Ciel, así como a los hermosos paisajes del entorno.

Si nos acercamos al mirador, podremos comprobar lo acertada que es la cita de Albert Camus. El escritor vivió unos años en Cordes.

Qué  ver en Cordes-sur-Ciel
Puerta de Ormeaux
Murallas de Cordes-sur-Ciel
Puerta de Ormeaux

«El viajero que, desde la terraza de Cordes, contempla las noches de verano, sabe que no tiene necesidad de ir más lejos, y si él quiere, la belleza aquí, día a día, le quitará soledad».

Albert Camus. Cordes-sur-Ciel 1954.


El viaje puede continuar en:

Qué ver en Burdeos y alrededores