Visitar el Real Monasterio de San Juan de la Peña y rutas por los alrededores (Huesca)

«Lo que el alma hace por su cuerpo es lo que el artista hace por su pueblo».

Gabriela Mistral

San Juan de la Peña, libro en piedra del origen de Aragón

Si hay un monasterio que haya sido objeto de admiración durante siglos y siglos ese es el monasterio rupestre de San Juan de la Peña.

Desde su origen en el siglo X hasta la actualidad, ha cautivado a toda aquel que alza la vista hacia la roca que parece abrazar el edificio monástico.

Roquedo y templo se funden en las entrañas de los bosques pirenaicos, al cobijo de las grandes montañas.

Un paisaje aislado y mágico envuelve esta joya del románico español, donde armonizan naturaleza, arte,  historia y cultura.

Pues el monasterio de San Juan de la  Peña fue testigo mudo del nacimiento del Reino de Aragón, sepulcro de reyes, cobijo del Santo Grial, paso de la vía francesa del Camino de Santiago y protagonista de tradiciones y leyendas.

Visita monasterio San Juan de la Peña


Indice de contenido:


Organizar la visita al Real Monasterio San Juan de la Peña

Nuestro objetivo era pasar un día entero por la zona: visitar el monasterio y hacer alguna ruta de senderismo por tan atractivo enclave.

Surgieron dudas a la hora de organizar la visita. Cómo llegar, dónde adquirir las entradas, qué vamos a ver, dónde dejar el coche, rutas… 

Pues bien, lo primero e importante es reservar la entrada con 24 horas de antelación. De esta forma nos aseguramos la visita y podremos optar por libre o guiada.

De no seguir este paso, tendremos que adquirirla directamente en la taquilla del Monasterio Nuevo, pero nos arriesgamos a no disponer de plazas libres. 

Reservas

La reserva de la entrada se valida en la taquilla del Monasterio Nuevo.

Tarifas

Normal 8,50 €/ Gratuita para menores de 6 años/ Otras tarifas reducidas.

Aparcamiento

Junto al Monasterio Nuevo, en la pradera de San Indalecio, se encuentra el aparcamiento (gratuito). Aquí dejaremos el coche y tomaremos la lanzadera (servicio incluido con la entrada) que une los dos monasterios. 

Si el servicio de lanzadera no está operativo, se puede ir de un monasterio a otro en nuestro propio vehículo.


QUÉ VER EN EL REAL MONASTERIO SAN JUAN DE LA PEÑA

La visita se compone de:

1. Monasterio viejo o bajo

2. Monasterio nuevo o alto 

1. Monasterio Viejo

Iglesia Mozárabe

Origen del monasterio. Fue construida en el siglo X. Consta de dos ábsides y dos naves. En el interior del ábside se pueden observa pinturas románicas del siglo XII. A pesar del estado de deterioro, por la humedad y el paso del tiempo, todavía se pueden apreciar los elegantes trazos.

Iglesia mozárabe Monasterio San Juan de la Peña

Pinturas románicas Monasterio San Juan de la Peña

Sala de los Concilios

Esta sala era el dormitorium. Toma el nombre porque se cree que en este espacio se celebró un importante concilio, en tiempos de Ramiro I.

Panteón de Nobles

En el siglo XI, Ramiro I, primer rey de Aragón, es enterrado en este monasterio. Marcará el inicio de su utilización como panteón real, así como de nobles aragoneses y navarros.

Las tumbas están encastradas en el muro. Son un total de 22 enterramientos, individualizados por un arco de medio punto y diferentes motivos decorativos.

A destacar el «taqueado jaqués» en los arcos y las cenefas.

Taqueado Jaqués o Ajedrezado, es un tipo de decoración arquitectónica con origen en el siglo XI d.C.  Se trata de una moldura con forma de tacos (cuadrados o rectangulares) colocados de forma alterna; unos salientes y otros hundidos. Es probable que su origen esté en la catedral de San Pedro Jaca, extendiéndose a otros edificios religiosos por el Camino de Santiago.

Entradas Monasterio San Juan de la Peña
Arcos con taqueado jaqués

Panteón de los nobles Monasterio San Juan de la Peña

Masadería

La sala donde los monjes elaboraban el pan contiene las laudas de las tumbas de Ramiro I, Pedro I y la infanta Isabel.

También la necrópolis de los reyes de Aragón y sus familias.

Cuando abrieron las tumbas se encontraron tres anillos de oro y un dado de marfil (están expuestos en una vitrina).

Museo

Esta sala cuenta con una exposición de capiteles y de los objetos encontrados en los panteones.Capiteles Monasterio San Juan de la PeñaMuseo Monasterio San Juan de la Peña

Iglesia Románica o Alta

Se encuentra encima de la iglesia mozárabe. Fue construida en el siglo XI. Sorprenden como la roca hace las veces de bóveda. 

En el centro del ábside central hay una reproducción del Santo Grial, pues cuentan que estuvo custodiado en este monasterio. 

Ábside con el Santo Grial Monasterio San Juan de la Peña
Triple ábside

Iglesia románica Monasterio San Juan de la Peña  

Panteón Real

Construido en el siglo XVIII en estilo neoclásico. con pinturas en estuco sobre la historia de Aragón. 

Puerta Mozárabe

Puerta de acceso al claustro.

Su ubicación original estuvo en la iglesia mozárabe. Se traslada a este lugar cuando se levanta el claustro.

Arco mozárabe Real monasterio de San Juan de la Peña

Capilla de San Victorián

Preciosa construcción y excelente muestra del estilo gótico florido de Aragón (S.XV). Destacan los magníficos elementos decorativos.

Capilla de San Vitorián Monasterio San Juan de la Peña

Detalles de la portada de San Victorián
Detalle de la portada

Capilla Monasterio San Juan de la Peña

Capilla de San Voto

Otra de las capillas claustrales. Está dedicada a San Voto y se accede por una entrada de estilo neoclásico.

Real Monasterio San Juan de la Peña

Claustro

La joya de la joya. Impresionante ejemplo de arte románico (s. XII) con una valiosa galería de capiteles.

En su origen, el muro orientado a la carretera alcanzaba la roca por lo que el recinto quedaba completamente cerrado, dando lugar a un patio interior. 

Los capiteles

Los capiteles del claustro son una maravilla, para dedicarles tiempo y recrearse con ellos. Narran escenas del Génesis, la infancia de Jesús y la vida de Cristo. 

Además, constituyen un valioso documento histórico, pues permiten conocer aspectos socio-culturales de los siglos XII y XIII. Desde aperos de labranza o utensilios domésticos hasta el tipo de vestimenta.

El Maestro de San Juan de la Peña

En cuanto al Maestro ejecutor de estas piezas, se cree que no era una única persona sino un taller de artistas con estilo propio.

Un estilo bien definido, con algunos rasgos característicos: calidad en los detalles de la vestimenta, ojos abultados y rasgados, manos desproporcionadas…

Capiteles claustro monasterio de San Juan de la Peña

Claustro Real Monasterio de San Juan de la PeñaEscenas capiteles claustro San Juan de la PeñaCapiteles Real Monasterio de San Juan de la PeñaCapiteles del claustro San Juan de la Peña

2. Monasterio Nuevo o Alto

Está situado en la pradera de San Indalecio. Fue construido entre la última década del siglo XVII y la primera del XVIII, tras el incendio que arrasó el viejo cenobio.

En estilo barroco, destaca la fachada principal enmarcada por dos torres.

Su interior alberga el Centro de Interpretación, asentado sobre las ruinas del Monasterio Nuevo.

Una estructura con suelo de cristal permite ver las diferentes dependencias monacales, ambientadas con figuras de monjes en tamaño natural.

El centro muestra información sobre diferentes aspectos del monasterio y por consiguiente de la historia del Reino de Aragón.

Monasterio Nuevo de San Juan de la Peña Centro de interpretación Real monasterio de San Juan de la Peña


BREVE HISTORIA MONASTERIO SAN JUAN DE LA PEÑA

Origen

Se dice que el cenobio de San Juan de la Peña fue testigo del nacimiento del Reino de Aragón y centro del poder político y religioso entre los siglos XI y XII.

→Siglo IX. Aragón comienza a formarse como territorio autónomo, reinvidicando su independencia del islam.

Con la creación de los 3 primeros condados cristianos: Aragón, Ribagorza y Sobrarbe germina el Reino de Aragón. 

→Siglo X. En cuanto a los orígenes de San Juan de la Peña están confusos, aunque la fecha del primer cenobio se sitúa en el siglo X, como corroboran los elementos de la iglesia prerrománica. Por tanto, coincide en el tiempo con la constitución del nuevo territorio.

En el año 999 los monjes abandonan el monasterio ante los ataques del caudillo musulmán Almanzor.

Época de esplendor

→Siglo XI. La refundación del monasterio por el rey Sancho el Mayor de Pamplona tiene lugar en torno al año 1025.

A finales del siglo XI, los reyes Ramiro I y Sancho Ramirez destinan el templo como primer panteón del recién fundado Reino de Aragón.

Este hecho dará más prestigio al monasterio. Además de privilegios, donaciones materiales y posesiones que proporcionarán importantes fuentes de ingresos.

Otro factor importante fue la posesión de reliquias. En la Edad Media las reliquias daba prestigio, peregrinaciones y donaciones a los monasterios.

Y el monasterio de San Juan de la Peña acogía los cuerpos de seis santos, además de otros objetos, entre ellos el Santo Cáliz de la Última Cena.

Decadencia

→Siglo XVI. El monasterio pierde gran parte de sus propiedades y rentas cuando éstas pasan a formar parte de la Diócesis de Jaca.

→Año 1675. Un terrible incendio, activo durante 3 días, destruye gran parte de las dependencias.

Fundación del Monasterio Nuevo

→Años 1676-1714. Construcción del nuevo monasterio en el alto de San Indalecio, en estilo barroco.

→Año 1809. El ejército francés ataca, saquea e incendia el monasterio quedando prácticamente destrozado. El monasterio viejo se vio menos afectado.

Con la desamortización de Mendizábal, los dos monasterios quedan abandonados.

Actualmente

Durante el siglo XX se llevan a cabo diferentes trabajos de restauración con el fin de recuperar su esplendor y abrirlo al público.


RUTAS POR LOS ALREDEDORES DE SAN JUAN DE LA PEÑA

Una vez realizada la visita a los monasterios, nos apetecía disfrutar de la belleza de los paisajes circundantes. 

El Paisaje Protegido de San Juan de la Peña y Monte de Oroel cuenta con varias rutas senderistas de diferentes duración y dificultad para este fin.

Nosotros realizamos parte de la ruta que une los dos monasterios. Por un bonito sendero que atraviesa un tupido bosque de hayas, pinos, avellanos, abetos y acebos.

Se inicia a espaldas del Monasterio Nuevo. La primera parada es el mirador Balcon de los Pirineos. Continúa hasta las ruinas de la Ermita de San José para después tomar el sendero que lleva hasta el Monasterio Viejo. 

De regreso a la Pradera de San Indalecio, hay un desvío hacia la ermita de San Voto, donde hay otro mirador.

Longitud: 7 km – Tipo: Circular – Duración: 2 horas y medio

Otra opción más sencilla es acercarse al mirador Balcón de los Pirineos (10 minutos desde el monasterio nuevo) continuar el sendero con intención de hacerla circular hasta el punto de inicio. Tras andar unos 10 minutos, encontraremos un cruce que señala a la ermita de San Voto. En unos minutos estaremos ante la ermita y el  mirador.

Una senda muy cómoda, de poca longitud y con muchos atractivos. 

Mirador balcon de los Pirineos
Balcón Mirador de los Pirineos


Rutas por San Juan de la Peña

Santa Cruz de la Serós

Otra opción es continuar el día admirando el casco histórico y las joyas románicas de Santa Cruz de la Serós: la iglesia de Santa María, monasterio femenino en los siglos XI y XII, y la ermita de San Caprasio del siglo XI.