Almagro y el Corral de Comedias (Ciudad Real)

«¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción, 
y el mayor bien es pequeño; 
que toda la vida es sueño, 
y los sueños, sueños son.»

La vida es sueño. Calderón de la Barca

Almagro, puro teatro

En un lugar de La Mancha cuyo nombre es Almagro, existe la posibilidad de recrearnos con las obras de Lope de Vega, Tirso de Molina, Calderón de la Barca… en un escenario propio de la época de estos autores del Siglo de Oro: en un Corral de Comedias.

Qué es un Corral de Comedias

El corral de comedias aparece a finales del S. XVI. Eran espacios improvisados en los patios de las viviendas, mesones o posadas para representar  «las comedias» del denominado Siglo de Oro (finales del S. XV al XVII).
Comedias, se llamaban a todas las obras teatrales profanas en sus tres géneros: la tragedia, el drama y la comedia propiamente dicha.
El uso de los corrales de comedías tenía una serie de normas: los hombres y mujeres no podían estar juntos (salvo en los aposentos o galerías), no estaba permitido el acceso a los niños, la temporada comenzaba el miércoles de resurrección y terminaba el miércoles de ceniza, tampoco se podía abandonar el recinto durante el espectáculo que tenía una duración de unas cuatro horas…
Los corrales de comedias no contaban con aseos por lo que las condiciones higiénicas eran pésimas.
Por este motivo Felipe V (que había vivido en Versalles hasta la muerte de Carlos II y se escandalizaba con las costumbres españolas) decidió prohibir las representaciones en estos espacios.
Pozo en el corral de comedias de Almagro
Gradas del Corral de Comedia  de Almagro

 Historia del Corral de Comedias de Almagro

El Corral de Comedias de Almagro se remonta al año 1628, cuando un clérigo de origen judío decide comprar las viviendas colindantes al Mesón del Toro (en la recién construida Plaza Mayor de Almagro) y acondicionar los patios para escenificar obras teatrales.
Terminada la reforma, el Corral de Comedias de Almagro quedó distribuido en: el escenario o tablado, la cazuela (centro), los corredores laterales y los aposentos privados.
En la entrada estaba la alojería donde se vendían frutos secos y la aloja (bebida compuesta de agua, miel y especias).
La primera representación de la que se tiene referencia fue en 1629. A finales del S. XVIII se decretó la prohibición total y el Corral de Comedias de Almagro pasó a sus antiguas funciones: mesón y posada.
Actualmente, durante los meses de primavera y otoño se puede disfrutar de los clásicos de nuestra literatura. Y en el mes de julio tiene lugar el famoso Festival de Teatro Clásico de Almagro.
Corral de Comedias de Almagro
Corral de Comedias de Almagro

Qué ver en Almagro

Almagro tiene otros atractivos aparte de su Corral de Comedias y su programación cultural.
Recorriendo sus calles nos encontraremos con otros escenarios de su historia.
Sus inicios como villa, de mano de la Orden de Calatrava, quedan latente en el Palacio Maestral.
De su posterior crecimiento, de mano de la familia Fugger (banqueros de Carlos V), están el Almacén de los Fúcares, palacios, ermitas, iglesias y la peculiar Plaza Mayor.
Otras construcciones son: el Monasterio de la Concepción Bernarda (S.XVII), la iglesia de S. Agustín (S.XVIII) y el Teatro Municipal (S.XIX).
Calles porticadas de Almagro
Iglesia de San Agustín en Almagro
Iglesia de S. Agustín
Qué ver en Almagro
Plaza Mayor Almagro
Plaza Mayor de Almagro
Ventanales en la Plaza Mayor de Almagro

Gastronomía de Almagro

En el escenario gastronómico de Almagro, destaca una cocina creativa elaborada a partir de los platos tradicionales de la cocina manchega.

Las famosas berenjenas encurtidas se cocinan de las formas más variadas e inimaginables (rellenas, en témpura, en salsa…). También las recetas típicas como los duelos y quebrantos, el tiznao de bacalao, el pisto y la perdiz llegan hasta las mesas con innovadores toques.