Lagunas de Villafáfila (Zamora)

“Pies para qué los quiero, si tengo alas para volar”

Frida Khalo

Reserva Natural de las Lagunas de Villafáfila (Zamora)

Todos los años, miles de aves migratorias eligen la Península Ibérica como lugar de paso o residencia temporal. El motivo de esta elección es la suavidad meteorológica y la disponibilidad de alimentos que permitirán su supervivencia.

Las aves migratorias que llegan a la Península se concentran en:

a) Áreas de paso para descansar un tiempo antes de continuar el viaje.

b) Áreas de cría donde las aves migratorias de primavera-verano se reproducen.

c) Áreas de invernada utilizadas por las aves que migran de países del norte y centro de Europa buscando lugares más cálidos donde pasar el invierno.

La Laguna de Villafáfila es uno de esos enclaves elegido por las aves en sus migraciones. Es área de paso para las aves que se dirigen a Extremadura y Andalucía, como es el caso de la grulla. Área de cría para la cigüeñuela, la avoceta, el aguilucho lagunero. Y área de invernada para el ánsar común (con una media de 26.000 individuos invernantes en la última década) y el ánade friso.

Así, dependiendo de la estación del año, podremos observar diferentes concentraciones de aves. Por lo que las Lagunas de Villafáfila son interesantes en cualquier época. Sin olvidar que las parcelas de secano conservan una de las mayores poblaciones de avutarda de Europa.

Pareja de ánsares en los campos de cereales. Villafáfila

Dónde está la Reserva Natural de las Lagunas de Villafáfila

La Reserva Natural de las Lagunas de Villafáfila se encuentra al noreste de la provincia de Zamora, en plena comarca natural de Tierra de Campos. Ocupa una superficie de casi 33.000 hectáreas.Las imágenes que nos encontramos en la Reserva fue un horizonte de llanuras cerealistas que ya empezaban a verdear. Interrumpido por poblaciones que por su pequeña extensión no terminan de romper con la monotonía del paisaje.

Salpican este horizonte unas construcciones que forman parte de la tradición y la cultura de Tierra de Campos, son los palomares. Arquitectura popular con diferentes formas (cuadradas, circulares, rectangulares), en estado de abandono algunas y otras reformadas, todas realizadas en adobe, madera y teja roja.
En el centro de este infinito campo de cultivo surge un pequeño oasis de lagunas salinas y estacionales: Laguna Grande, Barillos y Salinas, junto a otros humedales más pequeños.

Y animando este paisaje tan uniforme, la algarabía de la abundante avifauna que aquí habita.

Tierra de Campos
Laguna Grande. Al fondo el pueblo de Villafáfila
Iglesia de Villafáfila
Laguna Grande
Observatorio en la Laguna Grande. Otero de Sariegos
Restos de palomar en la localidad de Otero de Sariegos
Laguna de Barillos
Palomares
Palomares

 

Fauna y flora Lagunas Villafáfila

La Reserva Natural de las Lagunas de Villafáfila constituye uno de los más importantes humedales del norte de la Península. Es el enclave más relevante de Castilla y León como refugio de numerosas y variadas especies de aves.

Un paraíso para los amantes de los pájaros, ya sean ornitólogos o simplemente curiosos y apasionados por ese mundo, como nosotros.

La estepa cerealista da cobijo a una de las aves más emblemáticas de la Reserva: la avutarda. La más voluminosa de las especies de la avifauna ibérica y la más pesada de las aves voladoras. Los más de 2.000 ejemplares que aquí habitan conforman una de las mayores poblaciones de avutarda de Europa.
También eligen estos campos el cernícalo primilla, el aguilucho cenizo y el sisón.

Las lagunas son un excelente hábitat para las aves migratorias. El ánsar común es el grupo más numeroso (una media de 26.000 individuos invernantes en la última década). Conviven con la grulla, el ánade friso, el porrón moñudo y la cerceta común.
Como nidificantes en la laguna están: la cigüeñuela, la avoceta, el aguilucho lagunero, el avefría, el azulón, la cigüeña blanca, el pato cuchara y el chorlitejo chico.

En cuanto a la flora, domina el paisaje los campos cultivados de cebada, trigo y alfalfa. En las lagunas, la flora queda condicionada a la salinidad del agua por lo que son plantas arbustivas de pequeño porte.
Ánsares, ánades y fochas en las lagunas de Villafáfila
Ánsares

Porrón moñudo (hembra)
Avutarda (macho)
Pareja de avutardas
Cigoñino
Cernícalo Primilla
El animado cielo de las lagunas de Villafáfila

Qué ver en las Lagunas de Villafáfila

1. Casa del Parque

La primera parada antes de visitar las lagunas naturales fue en la Casa del Parque. Un edificio con el aspecto de un gran palomar donde pudimos recopilar información variada sobre la Reserva: la fauna y flora, las migraciones, las explotaciones salinas, los cambios en el paisaje a lo largo de la historia, el clima… También nos dieron consejos para que nuestra visita a las lagunas naturales fuese provechosa y nos indicaron dónde están los observatorios.La segunda planta del edificio, ofrece unas bonitas vistas a las lagunas y alguna sorpresa 🙂

Casa del Parque junto a la laguna artificial
Vistas desde la planta alta de la Casa del Parque
Exposición

2.Parque de Fauna

Junto a la Casa del Parque se encuentra el Parque de Fauna.

El Parque está formado por tres lagunas artificiales con pequeñas islas donde las aves anidan. Un sendero, que recorre todo el recinto, nos acercó a los observatorios, desde donde pudimos contemplar de cerca diferentes ejemplares de la avifauna que vive en la Reserva Natural de las Lagunas de Villafáfila.
Una vez realizadas estas dos primeras visitas de reconocimiento, fue el momento de prismáticos en mano, cámara y paciencia buscar los observatorios de las lagunas naturales y disfrutar con el espectáculo. Siempre atentos al horizonte de los campos de cereales para dejarnos sorprender por las corpulentas y desconfiadas avutardas.
Lagunas del Parque de la Fauna

Desde los observatorios del Parque de la Fauna
Palomar-observatorio
Laguna, isla y palomar
Y la visita por las Lagunas de Villafáfila finalizó contemplando la puesta del sol entre avutardas.
Avutardas en los campos de cereales
El sol se esconde y tiñe de reflejos dorados las lagunas
Y del dorado a los rosáceos con el crepúsculo