Qué ver en Tarifa

«Solo ante el mar se calma; la playa matutina es su refugio. Se entrega al arrullo de las espumas quebrándose en la orilla, a la quieta infinitud azul y verde, al horizonte blanquecino, a la contemplación …»
La Vieja Sirena. José Luis Sampedro

Tarifa, a todo color

Tarifa es una ciudad de colores. Enclavada en el punto más al sur del continente Europeo con la vista puesta en el continente africano, Tarifa está rodeada de bellos parajes pintados con color y con la luz característica de las costas gaditanas.
Verdes bosques, blancas playas, azules mares y un cielo que algunos días se llena de pinceladas con cometas rosas, amarillas, rojas, naranjas, malvas…
Notas de colores también ponen la gente de Tarifa con su simpatía, alegría y cordialidad; con esa capacidad que tienen para vivir el presente, para disfrutar de todo y aceptar lo diferente… Y lo bueno es, que es «un color» contagioso.
Cometas en Tarifa
Playa de Valdevaqueros

Cómo es Tarifa

Tarifa tiene el azul en dos mares: el mar Mediterráneo y el océano Atlántico.
El  verde en dos Parques Naturales: el de los Alcornocales y el del Estrecho.
En el Parque de los Alcornocales se agrupa un complejo de sierras donde se desarrolla el mayor alcornocal de la Península Ibérica y el único bosque europeo con plantas subtropicales.
El Parque Natural del Estrecho abarca el territorio marítimo y terrestre del litoral desde la Ensenada de Getares (Algeciras) hasta el Cabo de Gracia (Tarifa).
De color blanco pinta trece kilómetros de playas de fina arena, un Paraje Natural: la playa de los Lances y un Monumento Natural: las dunas de Bolonia.
Hay playas bañadas por el Mediterráneo y otras por el Atlántico; playas urbanas y playas vírgenes; playas para el deporte y playas para despertar los sentidos.
Y cuando sopla poniente el cielo de Tarifa se llena de colores; los amantes del kitesurf aprovechan este viento para volar las cometas que deslizan las tablas por el agua.
Dunas de Bolonia
Dunas de Bolonia
Playa de Lances en Tarifa
Playa de los Lances
Puesta de sol en las playas de Tarifa

Qué ver en Tarifa

El casco histórico de Tarifa, de calles estrechas y blancas, mezcla  el estilo surfero y desenfadado actual con el legado que dejaron los musulmanes en los siglos de ocupación.
Fue declarado Bien de Interés Cultural por el interesante legado árabe que guarda.

1. Las murallas de Tarifa

Se corresponden con dos periodos: el de la ocupación islámica, del que sólo quedan los restos de la puerta de Almedina, y el de la conquista cristiana, del que se conserva al Puerta de Jeréz.

2. Castillo de Guzmán el Bueno

Fue construido en el siglo X, por orden del califa Abderramán III, en vista de la estratégica situación puerta de entrada del Estrecho.

El castillo toma el nombre de Guzmán el Bueno debido a la gesta que allí se sucedió, cuando en el año 1295, siendo alcaide de la fortaleza Alonso Pérez de Guzmán, éste se vio en la obligación de sacrificar la vida de su hijo, en posesión de los árabes, antes que entregarles la ciudad.

3. Castillo de Sta. Catalina

Castillo construido en 1929 en el cerro del mismo nombre, a 24 metros sobre el nivel del mar. Este estratégico enclave albergó construcciones defensivas en diferentes épocas.

 4. Iglesias

La Iglesia de San Mateo de estilo gótico con portada barroca, la iglesia de Santa María edificada sobre una mezquita y la iglesia de San Francisco entre el barroco y neoclasicismo, son los edificios religiosos del casco histórico de Tarifa.

5. Baelo Claudia

En el atractivo paisaje de la ensenada de Bolonia, podemos visitar la ciudad romana de Baelo Claudia (s. II a. C)

6. La isla de las Palomas o Isla de Tarifa

Unida a la costa de Tarifa por una carretera, es el punto más meridional de Europa y también el más cercano al continente africano.

Baelo Claudia
Baelo Claudia
Qué ver en Tarifa
El Castillo de Sta. Catalina es una copia de un castillo italiano.

Un poquito de Historia

En la isla de Las Palomas se localizaron unas tumbas hipogeas que sugieren que hubo un asentamiento púnico bajo la actual ciudad de Tarifa.

El pasado romano nos lleva hasta la ciudad de Baelo Claudia levantada sobre un enclave fenicio a finales del S. II a. C .

Se trataba de una modesta ciudad pero que fue un importante puerto pesquero y centro conservero del Imperio Romano.

El nombre de la ciudad, que procede del árabe Al Yazirat Tarif o Isla de Tarif, nos da una idea de su origen. En el año 710 Tarif Abu Zara desembarcó en la Isla de las Palomas para comprobar el estado defensivo de la península.

Un año después emprenden la conquista y se funda Al-Yazirat Tarif. En el siglo X comienza a fortificarse la ciudad y se construye el castillo.

En el siglo XIII es reconquistada por los cristianos. Por su situación fronteriza y buen enclave militar es objeto de ataques de los piratas berberiscos.

Durante el siglo XIV terminan los asedios continuos a los que estaba sometida Tarifa. Se inicia un período de recuperación económica.

Las guerras del siglo XIX y las epidemias hacen destrozos en la población. La economía se hunde, no hay gente que trabaje las tierras y se inicia un periodo de emigración que deja Tarifa casi abandonada.
En el siglo XX comienza a recuperarse con la llegada del turismo.