Ruta del Acueducto de las Herrerías. Campillo de Deleitosa (Cáceres)

«Solo allí, en lo más alto de nosotros mismos, en lo más profundo de nuestras inquietudes, podremos separar los brazos, y volar.»

Construcción de un sueño. Dulce Chacón

                                           

Ruta por un acueducto de sensaciones

Algunas rutas presentan tantos encantos que es imposible no quedar fascinados. La ruta del Acueducto de las Herrerías es una de ellas.
Un recorrido singular, pues transcurre por un antiguo canal. En un tramo, para salvar la garganta de un arroyo, el canal se eleva sobre arcadas, dando lugar a bello acueducto.

Una ruta donde todos los sentidos son estimulados para percibir gratas impresiones.

La realizamos en otoño y estos fueron los atractivos que encontramos y nuestras sensaciones:

  1. Caminamos pegados a la falda de la montaña, siguiendo el curso del río y por encima de las copas de los árboles. Admirando el patrimonio industrial, escondido entre los hermosos paisajes de Las Villuercas.
  2. Nos recreamos con los colores y los frutos del otoño, con el vuelo circular de los buitres y con el olor a cantueso, jara, tomillo y tierra mojada.
  3. Soledad y paz. Conocimos el sonido exclusivo de la naturaleza. Kilómetros andados sin más compañía que el canto de pequeñas aves, el trompeteo de las grullas y los últimos berreos del ciervo.

Acueducto de las Herrerías. Campillo de Deleitosa

Canal de las Herrerías por la ladera de la garganta, sobre el arroyo de Torneros
Canal de las Herrerías por la ladera de la garganta, sobre el arroyo de Torneros

Descripción de la ruta del Acueducto de las Herrerias

Es circular. Con una longitud de 13,5 kilómetros, de los cuales 5km. se realizan por el canal.

No está señalizada y el tiempo que nos llevó recorrerla (con paradas para contemplar, fotografiar y almorzar) fue de casi 6 horas. Su dificultad es moderada.

 Inicio ruta en Campillo de Deleitosa

Se inicia y termina en el pueblo de Campillo de Deleitosa, en concreto en la plaza de Francisco Pizarro, desde donde sale el camino de La Herrería.
Tras andar unos minutos entre huertos particulares, olivos, encinas, alcornoques y madroños, tomaremos una senda a la derecha que sube hasta el Puerto de Deleitosa.
Camino de las Herrerías.
Camino de Las Herrerías a la salida del pueblo
Casa de madera y puente en Campillo de Deleitosa
Olivares particulares en el camino de La Herrería
Madroños
Frutos de otoño

Subida al Puerto de Deleitosa

Una vez en el puerto, las estupendas vistas nos permitirán apreciar la singular orografía de los anticlinales y sinclinales de Las Villuercas.
Después continuaremos por una pista forestal que nos llevará hasta la Garganta de Descuernacabras.
En la vegetación de este tramo, destacan la encina, el alcornoque, el madroño, el eucalipto, la jara, el cantueso, el tomillo y el brezo.
Camino de subida al Puerto de Deleitosa
Camino de subida al Puerto de Deleitosa
Vists desde el Puerto de Deleitosa
Campillo de Deleitosa desde el puerto

Continuamos la ruta por la Sierra de Juncaldilla

Cuando llevemos andado algo más de un kilómetro, por la pista forestal, tendremos a nuestra derecha la Sierra de Juncaldilla

Si observamos, hasta podremos ver la entrada a la cueva de Juan Caldilla.

A partir de aquí, iremos buscando una pequeña senda, a la izquierda de la pista, que nos bajará hasta el canal y la herrería. Es el tramo más complicado de la ruta del Acueducto de las Herrerías pues está bastante empinado.

La vegetación, adaptada a esta zona de umbría y humedad, crea unos fantásticos bosques con el suelo cubierto de musgos y helechos.
Garganta de Descuernacabras. Campillo de Deleitosa
Garganta de Descuernacabras
Sierra de Juncaldilla. Campillo de Deleitosa
Sierra de Juncaldilla
Bosque cubierto de musgo en Campillo de Deleitosa
Bosque cubierto de musgo

Caminando por el canal

Y una vez abajo, tomamos el canal y da comienzo una interesante paseo por un valle cerrado, húmedo y con una espesa vegetación de acebos, alisos, loros, encinas…,
Nos sorprenderán las ruinas de una herrería del siglo XIV y tres minicentrales eléctricas de los años 1897, 1917 y 1952.
Aunque lo realmente impresionante será cuando la vista alcance el magnífico acueducto.
Acueducto de las Herrerías
Y comienza la ruta por el acueducto de las Herrerías
Canal y ruinas de Campillo de Deleitosa
Canal y ruinas de la herrería
Ruinas de la herrería del s. XIV. Campillo de Deleitosa
Ruinas de la herrería del S. XIV
Canal de las Herrerías en Campillo de Deleitosa
La ruta del Acueducto de las Herrerías discurre por un antiguo canal que conducía los minerales extraídos de las minas cercanas hasta la herrería
Canal de la Ruta de las Herrerías en Campillo de Deleitosa
El canal recorre un total de 5km. por la garganta de Descuernacabras
Arroyo de los Torneros en Campillo de Deleitosa
El buen estado de conservación del arroyo de Torneros y su entorno propicia la abundante vida vegetal y animal
Calas silvestres
Las calas silvestres crecen dentro del canal
Jacintos silvestres
y también los jacintos.
Setas y bichos
El otoño está presente en la ruta del Acueducto de las Herrerías
Árboles caídos-Ruta del Acueducto de las Herrerías
En algunas ocasiones la naturaleza nos cerró el paso.
Arroyo de Torneros en la ruta por el acueducto de las Herrerías
El canal serpentea paralelo al arroyo de Torneros
Canal de las Herrerías
Está construido con materiales de la zona, pizarra y cuarcita principalmente

Y llegamos al Acueducto de las Herrerías

Por muchas fotos que hayas visto y por mucho que te hayan contado, cuando uno llega hasta este lugar, no puede dejar de asombrarse con esta perfecta y monumental obra que se levanta en medio de tan agreste paraje.
Se trata de un acueducto de 80 mts. de longitud, que traza una pronunciada curva con la finalidad de salvar un profundo valle.
Su base es un grueso muro de cuarcita. Sobre él, se alza una fila de arcos idénticos por los que discurre el canal.
Junto a esta construcción, se encuentran las ruinas de la minicentral eléctrica levantada en el año 1917.
Acueducto de las Herrerías
Acueducto de las Herrerías
Acueducto de las Herrerías. Campillo de Deleitosa
Acueducto de las Herrerías
Acueducto de las Herrerías, Campillo de Deleitosa
Después de contemplar la obra de ingeniería y el bello entorno, retomamos la marcha.
Fuimos visualizando una larga fila de piedra agarrada a la falda de la montaña que serpenteaba. En algunos momentos, desaparecía de la vista, volviendo a aparecer en la siguiente colina.
Eran los kilómetros de canal que nos quedaban por recorrer hasta llegar a las compuertas donde finaliza esta parte de la ruta.
Canal de las Herrerías. Campillo de Deleitosa
Compuertas.  Canal de las Herrerías en Campillo de Deleitosa
Una de las dos compuertas que controlaban la evacuación del agua

Compuertas del canal de las Herrerías

A partir de las compuertas, la ruta se vuelve más confusa al no estar señalizada.
Hay que buscar una estrecha senda que nos lleva hasta el arroyo de los Enriscaderos.
Después de cruzarlo, continuaremos por la vereda que discurre junto al arroyo de los Torneros.
Pasaremos delante de las ruinas de un antiguo molino y  continuaremos hasta llegar al Puente Viejo, donde iniciaremos la subida hasta Campillo de Deleitosa.

 

Ruinas del molino y Puente Viejo en Campillo de Deleitosa
Ruinas del molino y al fondo el Puente Viejo
Encinares en Campillo de Deleitosa
Encinares de Campillo de Deleitosa
Mapa de la ruta del acueducto de las Herrerías
Mapa con el que nos orientamos

Historia del Acueducto de las Herrerías

La construcción de las minicentrales eléctricas, los  canales y el acueducto se levantaron por iniciativas de dos empresarios.
La primera minicentral que nos encontramos en la ruta y el primer tramo del canal, parece que fueron obras de un empresario de Bilbao,
Las otras dos centrales, la prolongación del canal y el acueducto fueron construidas por un empresario maderero de Guadalupe, con el fin de autoabastecer de energía a sus empresas.El patrimonio arquitectónico e industrial se mezcla de forma armoniosa con el patrimonio natural de la comarca de las Villuercas.

Enlace al post:

Enlace al Geoparque de las Villuercas, Ibores y Jara