Un fin de semana en la feria de Albacete

«Qué suerte que aún hay gente que lo hace fácil,
Aquéllos que consiguen que fluya bien.
Y al mundo retorcido y ultra arrogante,
Buenas noticias: al infierno iréis.»

Manifiesto Delirista. Love of Lesbian en la feria de Albacete – 2017

Feria de Albacete

Feria de Albacete

Si hablamos de ferias de España, lo primero que me viene a la cabeza es la Feria de Abril o la Feria de Málaga. También otras fiestas como los Carnavales de Cádiz, los Sanfermines, la Tomatina, el Descenso del Sella… Citas festivas anuales que gozan de gran relevancia tanto en el ámbito nacional como internacional.
Otra feria de Interés Turístico Internacional que tenemos en España es la Feria de Albacete. Quizás no tiene tanta repercusión en los medios de comunicación como las anteriores, aunque estemos hablando de la feria más antigua de España, de una fiesta que cuenta con un amplio programa de actividades religiosas, musicales, culturales, deportivas… Además del fuerte arraigo popular y la gran participación de la ciudadanía.

La Feria de Albacete se celebra del 7 al 17 de septiembre en honor a la Virgen de los Llanos.

El origen de la Feria de Albacete

Si buscamos los orígenes de esta fiesta, llegamos, nada más y nada menos, que al año 1375 cuando el llamado lugar de Albacete se convierte en villa con el derecho a celebrar una feria anual. Con el paso de los siglos, la feria va tomando importancia. Y en 1710, Felipe V concede a la ciudad el privilegio de realizar una feria franca anual con duración de 4 días.
En 1783 se construye el Recinto Ferial de Albacete. Un edificio que en principio parecía inmenso para la época pero que contribuyó a consolidar la feria anual.
A principios del siglo XIX se aprueba alargar los días de celebración, de 4 pasan a 10 días. Y años después, Isabel II concede a la villa la categoria de ciudad, motivada por el prestigio que la feria ha adquirido.

El Recinto Ferial de Albacete

Se trata de una gran construcción, como una pequeña ciudad dentro de la ciudad. Con todas las instalaciones necesarias para el buen desarrollo de la Feria. Es utilizado, únicamente, para la Feria de Albacete (del 7 al 17 de sept.), por lo que no es posible visitarlo en otra fecha.
Popularmente es conocido como La Sartén o Los Redondeles. Esto es debido a que su planta tiene forma de sartén y el cuerpo central está formado por anillos concéntricos. En estos anillos se alzan construciones de una planta en estilo manchego, destinadas a puestos comerciales con los más variados artículos.
Los famosos cuchillos, cacharrería, ropa, aperos agrícolas, artesanía, vinos, embutidos, quesos, Miguelitos de la Roda,… se exponen a la venta. También cuenta con locales de gastronomía y bares de copas.
En el centro del Recinto se encuentra el Templete de la Feria de estilo modernista. Si bien, la construcción más emblemática del recinto es La Puerta de Hierros en estilo mudéjar.
Una arquitectura original y única en España que ha sido reconocida como Bien de Interés Cultural en la categoría de monumento.

Recinto ferial de Albacete
Templete de la feria en el Recinto Ferial

Qué ver en Albacete

Para describir Albacete, nada mejor que recurrir a la denominación que le otorgó Azorín: «El Nueva York de La Mancha». Pues es el titulo que mejor define una ciudad que no conserva vestigios de pasado, una ciudad moderna, funcional y viva.
Aquí, como en New York, tampoco es posible pasear por las calles sin alzar la vista al cielo para admirar los bellos edificios decimonónicos.
Edificios de Albacete

Edificios de AlbaceteCentro ciudad de Albacete

Albacete también cuenta con muchas calles peatonales, jardines y parques que invitan a pasear, por lo que entre feria y feria dimos algunos paseos que nos mostraron los encantos de esta ciudad tan agradable.

1. Parques

Junto al recinto ferial se encuentran el parque de Los Jardinillos y el de La Fiesta del Árbol.
El primero es el parque más antiguo de la ciudad y el segundo fue creado en 1906 para una fiesta en la que los niños plantaron los árboles y de ahí su nombre. Tiene un antiguo depósito de agua, hoy convertido en mirador y centro de interpretación del agua.
El parque Abelardo Sánchez es el mayor espacio verde de Albacete. Pinos, cipreses, plátanos, castaños de indias y otras especies contribuyen en crear un magnifico pulmón verde dentro de la ciudad. Se embellece con esculturas, fuentes y un pequeño estanque con gansos y patos.

El Museo de Albacete se encuentra en este recinto.

Parque Abelardo Sánchez
Parque Abelardo Sanchez
Estanque de los Patos. Parque Abelardo Sánchez

2. Pasaje Lodares

«La galeria Victor Manuel II de Milán pero en pequeña» comentaban unos jóvenes en la entrada. Y no les faltaba razón pues fue construido imitando las galerías comerciales italianas del S. XIX.
La cubierta es de hierro y cristal logrando un excelente tragaluz. El pasillo lo forman columnas con capitel de volutas. Sobre éstas se alzan dos plantas balconadas decoradas con motivos florales, angelotes y dioses mitológicos.
Pasaje Lorades. Albacete
Pasaje Lodares
Pasaje Lorades. Albacete
Pasaje Lodares

3. Catedral de S. Juan Bautista

Un libro en piedra de la historia del arte, pues se comenzó a construir a principios del S. XVI sobre una iglesia mudéjar y se ha finalizado ya en el siglo XXI.
Pudimos distinguir el estilo gótico en la capilla Mayor, el renacentista en el retablo de la capilla de la Virgen de los Llanos, el barroco en tallas, imágenes y bóvedas y el neorrománico y neogótico en las fachadas.
Catedral de San Juan Bautista
Catedral de S. Juan Bautista

4. Museo de la Cuchillería y Salón de la Cuchillería

Si por algo es famosa Albacete, tanto en el ámbito nacional como internacional, es por la artesanía e industria dedicada a la fabricación de cuchillos. Por lo que también es conocida como la Ciudad de la Cuchillería.

El museo de la Cuchillería

Se encuentra junto a la Catedral, en un bello edificio de principios del s. XX conocido como la Casa del Hortelano.
El interior expone la historia del oficio del cuchillero. Comienza por el origen de la cuchillería, en el S. XV, de herencia árabe. Continúa en el s. XVIII, cuando aparecen los grandes maestros del oficio y se convierte en el centro cuchillero más importante de Europa. En el S. XIX, con la llegada del ferrocarril, el cuchillo de Albacete se comercializa en toda España y gran parte de Europa, es cuando aparece la figura del vendedor de cuchillos en las estaciones de tren. Para terminar con la modernización del sector en el S. XX y el riesgo de producir en serie.

El Salón de la Cuchillería

Se ubica dentro del Recinto Ferial con una interesante exposición del trabajo artesanal realizado por los grandes cuchilleros de Albacete.
Museo de la Cuchillería
Museo de la Cuchillería
Museo de la Cuchillería
Salón de la Cuchillería

5. Gastronomía

Y saborear los platos manchegos acompañados de un buen vino también es posible en Albacete.

Torreznos en Albacete
Torreznos de La Bodega de Serapio
Higos con cazalla