10 Excursiones cerca de la provincia de Madrid

“Cuando una puerta de felicidad se cierra, otra se abre, pero muchas veces miramos tanto tiempo la puerta cerrada que no vemos la que se ha abierto para nosotros”

Hellen Keller 

10 Excursiones con encanto cerca de Madrid

  1. Lagunas de Ruidera
  2. Laguna de Navaseca
  3. Barrancas de Burujón
  4. La Hoz de Carboneros
  5. Serranía de Cuenca
  6. Parque Natural del Alto Tajo
  7. Ciudad Encantada de Tamajón
  8. Chorrera de Despeñalagua
  9. Cascada del Aljibe
  10. Brihuega y los campos de lavanda

.  

1. LAGUNAS DE RUIDERA (Ciudad Real y Albacete)

El Parque Natural de las Lagunas de Ruidera se ubica en los términos municipales de Ruidera (Ciudad Real) y Ossa de Montiel (Albacete).
Es uno de los espacios naturales húmedos más espectaculares y bellos de la Península.
Destaca por una gran riqueza paisajista, biológica y, sobre todo, geológica. Pues estamos ante unas formaciones llamadas barreras tobáceas o travertínicas (de piedra calizas) que sólo existen en dos lugares en el mundo: en estas lagunas y en las de Plitvice en Croacia.
Se compone de un total de quince lagunas separadas una de otra por barreras tobáceas que actúan como presas naturales.
La diferencia de altura entre ellas hace que el agua se precipite en  cascadas y saltos. Los fondos de arena y limos, unidos a la naturaleza química del agua son los causantes de unas tonalidades que van desde el verde turquesa al esmeralda.
> Leer más en el siguiente enlace:

Lagunas de Ruidera

Lagunas de Ruidera

2. LAGUNA DE NAVASECA. Daimiel (Ciudad Real)

La Laguna de Navaseca era una laguna estacional que dependía de las variaciones intermitentes del nivel del acuífero.
En los años 60, la laguna se seca por la bajada del nivel de las aguas subterráneas debido a su sobreexplotación.
En 1998, se instala una Estación Depurada de Aguas Residuales (EDAR) con el fin de reutilizar el agua residual procedente de Daimiel para mantener los niveles hídricos de la laguna.
Así, mientras que las zonas inundables de las Tablas de Daimiel sufren graves fluctuaciones de agua en periodos de sequía, en la laguna de Navaseca el caudal es constante al no depender su aporte exclusivamente de las lluvias.
Con estas actuaciones, la laguna se ha convertido en un oasis en La Mancha. Donde la fauna, principalmente aves, y la flora típica de humedal cuentan con el hábitat idóneo para su desarrollo.
Los amantes de la naturaleza y la ornitología hemos encontrado el paraíso. Un magnífico lugar para avistar diversas y abundantes especies de aves, algunas muy singulares.
La laguna de Navaseca ha sido reconocida como Reserva de la Biosfera.
> Leer más en el siguiente enlace:
Flamencos en las lagunas de Navaseca

3. LAS BARRANCAS DE BURUJÓN. Burujón (Toledo)

No imaginábamos que a escasos kilómetros de la ciudad de Toledo nos íbamos a encontrar con este paisaje tan insólito.
Más bien parecía que habíamos saltado el océano y estábamos ante una panorámica del Gran Cañón del Colorado.
Contemplábamos un sorprendente lugar. Fruto del trabajo de la lluvia y del viento que durante siglos han ido esculpiendo la tierra arcillosa hasta crear unos imponentes acantilados de cien metros de altura.
Fenómenos atmosféricos que han arañado la tierra para darle ese aspecto de desgarro y han afilado pináculos rojizos logrando detalles de la categoría de monumento.
Estábamos ante el Monumento Natural de las Barrancas de Burujón.
> Leer más en el siguiente enlace:

Panorámica barrancas de Burujón

4. LA HOZ DE CARBONEROS. Navahermosa (Toledo)

La Hoz de Carboneros es un paraje poco conocido, quizás porque el protagonismo se lo llevan otros espacios de los Montes de Toledo más promocionados dentro del Parque Nacional de Cabañeros.
Pero es en esta soledad donde radica parte del encanto, pues nos permite disfrutar con exclusividad y sosiego del sonido del agua, del canto de los pájaros, de la exuberante vegetación mediterránea…

Se trata de un valle que se extiende a lo largo del curso de los arroyos Trevejiles y Gimena, estrechándose en la parte más alta, en una garganta donde el agua se precipita creando bonitas cascadas.
Y es el agua cristalina que desciende por arroyos y regatos el principal atractivo de este lugar.
> Leer más en el siguiente enlace:

Hoz de Carboneros

Casacada en la ruta de la Hoz de Carboneros

5. SERRANÍA DE CUENCA

La Alcarriala Serranía de Cuenca y el Parque Natural del Alto Tajo son los atractivos paisajes naturales que guarda la provincia de Cuenca.

Los límites de estos parajes se encuentran en los mapas, porque viajando es difícil reconocer en que zona te encuentras, ya que el denominador común de los tres es naturaleza en estado puro, pueblos tranquilos y la sencillez de sus gentes.
Por unas carreteras que se abren paso entre la montaña rocosa, fuimos descubriendo:
  • Un paisaje abrupto de ciudades encantadas.
  • Ríos que han labrado hoces, profundos valles y rocas con formas caprichosas.
  • Espesos bosques de pinos, tilos, acebos, tejos, avellanos…
  • Alimoches, águilas reales y, sobre todo, buitres leonados.
  • Tranquilos pueblos, Beteta, Cañizares, Poyatos, Tragacete…
> Leer más en el siguiente enlace:

Serranía de Cuenca

Serranía de Cuenca

6. PARQUE NATURAL DEL ALTO TAJO

Un río de agua cristalina que ha ido formando espectaculares hoces y tallando sugerentes rocas calizas, junto con una vegetación de extensos pinares, quejigos, encinas, melojos, boj y sabinas, tiene como resultado un verdadero paraíso donde el aire es tan limpio como sus aguas y la tranquilidad embriaga como el olor de sus pinos.
La riqueza paisajística del Parque Natural del Alto Tajo se acentúa con la variedad de fauna, formada por 199 especies de vertebrados.
Destacan las colonias de aves rapaces: buitres leonados, cernícalos, gavilanes, azores… y entre los mamíferos: gatos monteses, nutrias, ardillas, hurones y comadrejas.
Por sus dimensiones es el tercer Parque Natural de España, con 105.721 hectáreas. Acoge 36 municipios de Guadalajara y 3 de Cuenca.
> Leer más en el siguiente enlace:
Laguna alto Tajo

7. CIUDAD ENCANTADA DE TAMAJÓN (Guadalajara)

Si escuchamos las palabras «ciudad encantada» nuestra mente se traslada a las formaciones de rocas calizas de la Serranía de Cuenca.
Pero resulta, que éste no es el único paisaje kárstico de España. Pues la provincia de Guadalajara guarda un lugar mágico de piedras calizas moldeadas, conocido con el nombre de Pequeña Ciudad Encantada de Tamajón.
Durante miles de años, el agua, el viento y el hielo han actuado sobre la piedra creando un caprichoso escenario. Una auténtica ciudad encantada con sus puentes, ventanas, arcos, columnas, árboles, murallas… Con todo aquello que la imaginación sea capaz de recrear en este impresionante fenómeno geológico.
> Leer más en el siguiente enlace:

Enlace Ciudad Encantada de Tamajón

Ciudad encantada de Tamajón (Guadalajara)

8. CHORRERA DE DESPEÑALAGUA (Guadalajara)

Viajando por la sierra de Ayllón, por parajes de cumbres, valles, hayedos y pintorescos pueblecitos de pizarra, llegamos a Valverde de los Arroyos.
Esta localidad, además de formar parte de los denominados pueblos de la Arquitectura Negra, cuenta con un espectacular salto de agua con el nombre de Chorrera de Despeñalagua.
La Chorrera de Despeñalagua se forma por un pronunciado desnivel que tiene que sortear el arroyo de la Chorrera, afluente del río Sorbe.
El agua en su descenso se precipita desde una altura de 120 mts. formando una cascada que rompe en la piedra sucesivamente.
Si es época de lluvias o deshielo, el arroyo llevará abundante caudal y a pocos metros de este salto se formará otro más pequeño.
> Leer más en el siguiente enlace:

Salto de agua en Guadalajara

9. CASCADA DEL ALJIBE (Guadalajara)

En el noroeste de la provincia de Guadalajara, en la zona de los admirados Pueblos de Arquitectura Negra, la naturaleza ha creado un bello espectáculo.
Aquí, el agua y el viento han labrado un cañón, para después pulir la pizarra hasta darle la caprichosa forma de aljibe escalonado.
En este escenario, el agua se precipita en doble caída rompiendo de una poza a otra a modo de escalera. Un primer salto de unos 3 mts. de altura, irá seguido de un segundo que romperá 7 mts. más abajo.
La cascada del Aljibe está considerada como una de las cascadas más bonitas del centro peninsular, y razón no falta.
> Leer más en el siguiente enlace:

Cascada del Aljibe

Salto de agua de Guadalajara

10. BRIHUEGA Y LOS CAMPOS DE LAVANDA (Guadalajara)

La Alcarria Alta de Guadalajara, en concreto los campos de Brihuega, durante los meses de julio y agosto se convierte en un auténtico escenario impresionista.
Los dorados campos de cereales del páramo, contrastan con las diferentes tonalidades verdes de las huertas y los violetas de las aromáticas lavandas de las cuestas y vegas.
Todo un goce sensorial para la vista y el olfato, donde no falta el zumbido de las abejas que revolotean entre mares de lavandín, recogiendo el néctar con el que elaborarán la exquisita miel alcarreña.
> Leer más en el siguiente enlace:

 Brihuega y los campos de lavanda

Campos de lavanda y encinas