Viajar por la provincia de Tarragona

Pero deteneos un rato y estad atentos.

¿Oís la música que respira también esta tierra?

¿Oís la armonía tan original?

Visions de Catalunya. Joan Santamaría

Armonía de paisajes

La provincia de Tarragona se compone de 10 comarcas, cada una con su paisaje, singularidad y encanto.

Por eso, recorrer Tarragona es un cúmulo de sensaciones. Un puzzle de parajes tan dispares como los campos de viñedos del Priorat o de la Conca de Barberá; la atractiva costa Dorada salpicada de pinos y tamarindos; o los arrozales, lagunas y flamencos del Delta del Ebro.

Es a su vez, un viaje por la historia. A través del interesante patrimonio dejado por los romanos en Tarraco, o por el legado de las órdenes religiosas del Temple y del Cister.

Un muestrario de expresiones artísticas donde admirar desde monasterios levantados por el hombre, hasta calas labradas por el mar y el viento.

Ruta en coche por la provincia de Tarragona

Y esto fue lo que vimos, vivimos y sentimos:

Qué ver en la provincia de Tarragona

Nuestro recorrido comenzó en Tarragona capital, antigua Tarraco.

Después subimos a las calas del norte de la provincia, para ir descendiendo por la costa hasta el Delta del Ebro.

Desde allí, iniciamos en recorrido por los pintorescos paisajes y pueblos del interior.

Paisajes de Tarragona. Río Ebro

1. Tarragona

La llamada Tarraco, fundación militar romana, hoy es Tarragona. Una admirable capital que puede presumir de un conjunto arqueológico reconocido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad.

Incluso de otros dos reconocimientos: la Dieta Mediterránea y los Castells, ambos  declarados Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

Volar la imaginación en el tiempo, es posible entre las bellas muestras de arquitectura romana y medieval que la ciudad atesora.

Qué ver en Tarragona

  1. Anfiteatro romano
  2. Circo romano
  3. Pretorio romano
  4. Murallas
  5. Plaza de Representación del Forum
  6. Acueducto de les Ferreres
  7. Rambla Nova y Balcón del Mediterráneo
  8. Catedral de Santa Tecla
  9. Barrio medieval
  10. Castell

Leer más

Anfiteatro romano de Tarragona Tarragona Patrimonio de la Humanidad

2. Pratdip

Pudiera pasar desapercibido, pues sus casas son del mismo color ocre que el entorno.

Un paseo por sus empinadas calles de carácter medieval nos llevaron hasta la parte mas alta, donde se ubica la iglesia. Por el camino, fuimos admirando rincones y callejuelas.

Qué ver en Pratdip

  1. Los restos del castillo y las torres de defensa.
  2. La iglesia de Santa María.
  3. Los antiguos lavaderos y bebederos.

Torre de Pradit en TarragonaTorre de Pradit. Tarragona

3. Miravet

De los pueblos mas bonitos de Tarragona.

Sus encantos son muchos. Así, a simple vista:

    • Su situación. Se alza sobre un meandro del río Ebro, de nombre Tamarigar (por la abundancia de tamarindos).
    • Las casas de colores escalonadas junto al río.
    • El castillo templario
    • Las murallas
    • Si profundizamos un poco más, nos sorprenderán su orígen y fascinante historia, entorno a Ramon de Berenguer IV.

Qué ver en Miravet

1. Castillo

Antigua fortaleza islámica que en el siglo XII es convertida en castillo-convento por la orden del Temple.

Se entremezclan diferentes estilos: islámico, románico y gótico. Y está considerado como uno de los mejores ejemplos de arquitectura militar templaria de todo occidente.

Puede visitarse el patio de armas y diferentes dependencias. Aunque lo realmente atractivo es su ubicación; en un cerro a 80 m. de altura, sobre el meandro del Ebro y rodeada por fértiles campos de cultivos.

Con unas vistas de 360º, dignas de admirar..

Monumento declarado Bien de Interés Cultural.

2. Casco histórico

Pintoresco centro antiguo de estrechas calles, con interesantes construcciones como: el molino de aceite, las casas colgantes, el portal del Mocho, plazas y miradores al río.

3. Iglesia Vieja

Templo construido entre el siglo XVI y XVII en estilo renacentista.

4. Embarcadero y transbordador fluvial

El transbordador fluvial era el medio utilizado antiguamente por los vecinos de Miravet para cruzar el río Ebro. También transportaba mercancías, ganado, carros…

Actualmente, continúa en funcionamiento, siendo el único transbordador fluvial de España dando servicio.

Es utilizado como recurso turístico de Miravet, pero también como atajo, ya que por carretera el trayecto hasta el puente próximo es más largo.

El barquero, muy amable nos explicó su sencillo, pero eficaz, mecanismo. No utiliza ningún motor de  combustión. La fuerza de la corriente del agua, los cables de orilla a orilla y la destreza del barquero son los motores de este medio de transporte. Más ecológico imposible.

Casas colgantes de Miravet. Castillo de Miravet

Vistas  del río Ebro desde el castillo de Miravet. Castillo de Miravet
Vistas desde el castillo de Miravet
Castillo de Miravet y meandro de Tamarigar
Castillo de Miravet y meandro de Tamarigar
Embarcadero de Miravet en Tarragona
Embarcadero de Miravet
Barca de Miravet. Barquero de Miravet
Cruzando el río Ebro en la barca de Miravet

4. Siurana

De impresionante belleza.

Este admirable pueblo se asienta en la cima de una montaña con forma de península. Queda flanqueado por la monumental sierra del Montsant. A sus pies el valle y el embalse de Siurana.

Con esta ubicación, las  vistas, como eran de imaginar, son grandiosas.

El interior es de postal. Con sus casas y calles de piedra, los restos del castillo árabe y la iglesia románica.

No le falta historia y leyendas, que dan ese toque mágico y enigmático al lugar. Algunas nos llevan al periodo de reconquista. Cuando la reina mora, ante la llegada de los  cristianos, se tiró con su caballo por el acantilado.

Visitamos Siurana por la tarde, por lo que nos encontramos el pueblo con una bonita luz apropiada para disfrutar de sus encantos. La puesta de sol fue para querer volver.Siurana. Ciurana

Iglesia románica de Ciurana

Puesta de sol en Siurana

5. Farena

Encantador pueblo inmerso en un valle y anclado en el tiempo. Casas de piedra y pizarra, callejuelas sin ningún orden, silencio y paz son sus señas de identidad.

Los vehículos tienen prohibida la entrada, aunque hay un aparcamiento a las afueras de la población. Un lugar sin ruido alguno de motor, por lo que la sensación de tranquilidad está asegurada.

Farena, pueblos de Tarragona

Farena, pueblo de Tarragona

6. Prades

Llamada también la Vila Vermella.

Magnífico conjunto de arquitectura roja. El color bermello inunda calles y plazas.

Qué ver en Prades

1. Plaza Mayor

Tiene mucho encanto. Es una plaza porticada que acoge la iglesia y una curiosa fuente renacentista.

También se encuentra en esta plaza la llamada Puerta Falsa. Portada románica situada a un lateral de la iglesia.

Dispone Prades de otras coquetas plazas: la plaza de los Infantes, la plaza de la Pau y la plaza de Josep Benet.

2. Murallas y puertas

Quedan varios lienzos del recinto amurallado y algunas de sus puertas: Puerta Falsa, Arco de Ponos y Planet del Pont.

3. Casa más antigua de Prades

Junto a la puerta de Planet del Pont, se alza una vivienda del siglo XIII, considerada la más antigua de la villa.

Aprovecha los sillares de la muralla como cimientos y pared exterior.

4. Población en imágenes

Como singularidad, las fotos antiguas de los propietarios de las viviendas, acompañadas de una breve reseña sobre sus vidas.

Plaza mayor de Prades

Fotografías de los propietarios de las viviendas en Prades

7. Monasterio de Poblet

«Si es posible, debe construirse el monasterio de modo que tenga todo lo necesario. Esto es, agua, molino, huerta, y que las diversas artes se ejerzan dentro del monasterio.»

Regla de San Benito 6,6

Y así debió ser. La orden del Císter fue una comunidad autosuficiente, propulsora de cultura, humanismo y actividad económica.

Hoy, es posible hacerse una idea de cómo era la vida en este monasterio, visitando las dependencias abiertas al público: refectorio, cocina, locutorio, Sala capitular, claustro Mayor…

Historia del monasterio de Poblet

En una visita guiada por el monasterio, nos contaron la historia y algunas anécdotas.

Fue fundado en el año 1150 por voluntad del conde Ramón de Berenguer IV.

Ramón de Berenger dona el castillo de Miravet a los monjes del Temple por ser una orden militar y el monasterio del Poblet al Cister, pues eran grandes dinamizadores económicos. Así, tenía cubierto dos importantes pilares: la defensa y la economía.

Los primeros pobladores fueron una pequeña comunidad de monjes cistercienses llegados del monasterio de Fontfroide (Francia)

El conjunto monástico de Poblet, fue construido siguiendo los preceptos de sencillez y austeridad, propias de la orden del Cister. Por lo tanto, la sobriedad decorativa es su seña de identidad.

Aunque el monasterio está muy reconstruido, pues quedó en estado ruinoso tras la desamortización de Mendizábal, es una excelente muestra de arquitectura de transición de románico al gótico.

Nos contaron que aquí yacen los reyes de la corona de Aragón y sus esposas. Pero también que fueron sus tumbas profanadas con la desamortización y rodaron sus cabezas como balón. (Vete a saber que queda).

Claustro del monasterio de Poblet

Monasterio de Poblet

Monasterio de Poblet

Poblet y los viñedos

La imagen de Poblet desde los campos de vides, es de lo más fotogénica.

Monasterio del Poblet entre viñedos

Monasterio del Poblet entre viñedos

8. Montblanc

Coronando una cima y bordeado por una magnífica muralla. Así nos apareció Montblanc desde la carretera. Es obvio que nos encantó.

Luego llegó a nuestros ojos el puente románico, las murallas, la iglesia barroca a extramuros. Para deleitarnos con un sobresaliente muestrario de edificaciones civiles, religiosas y defensivas que acoge su casco histórico, declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1948.

Qué ver en Montblanc

1. Iglesia de Santa María la Mayor

Sobre un promontorio dominando la ciudad se alza este monumental templo.

Se construyó en el s. XIV sobre una primitiva iglesia románica.

La portada principal es barroca con influencias renacentistas. Destacan las esculturas de los apóstoles.

El interior, de grandes dimensiones, guarda una talla gótica de la Virgen y un retablo en piedra policromada del s. XIV.

2. Antigua iglesia de San Frances

Ubicada fuera del recinto amurallado.

Este antiguo convento franciscano se edificó a principios del s. XII. En el s. XIX es abandonado y posteriormente fue utilizado como fábrica de vinos.

Su construcción es en estilo gótico temprano, con detalles románicos.

3. Iglesia de San Miguel

Bello ejemplo de transición del románico al gótico.

4. Palacio Real

Antiguo palacio donde se alojaba la realeza en sus estancias en la villa. Construido entre los s. XIII y XIV

5. Casa Desclergue

Bonita vivienda en estilo renacentista situada en el centro del casco histórico.

6.Porches de Cal Malet

En los porches de la plaza se pueden ver las medidas oficiales para medir el grano.

7. Calle de los judios

Sólo se conserva esta calle de lo que fue la judería.

8. Recinto amurallado

Considerado el recinto amurallado mejor conservado de Cataluña.

Se levantó en el siglo XIV para proteger de los ataques de Pedro I de Castilla. Con el tiempo, perdió el carácter defensivo; las torres se habitaron y el foso fue utilizado como zona de pasto para los animales.

Tiene  un perímetro de 1.500 metros y  sobre él se alzan una treintena de torres.

9. Puente Viejo

Puente románico construido para cruzar el cauce del río Francolí.

Murallas de Montblanc Casa Desclerge en Montblanc (Tarragona) Punte románico de Montblanc (Tarragona)

9. Parque Natural del Delta del Ebro

El Parque Natural del Delta del Ebro es la mayor zona humedal de Cataluña. Con una superficie de 320 km2. constituye uno de los hábitats acuáticos más importantes del Mediterráneo occidental. Se localiza en la desembocadura del río Ebro.

Lugar ideal para pasear por inmensas playas salvajes; avistar aves solitarias como la garza real o exóticas como el flamenco; presenciar hermosas puestas de sol; desplazarnos en bicicleta entre arrozales, lagunas y canales; conocer rincones auténticos; saborear buenos arroces y pescados…

Leer más sobre el Delta del Ebro

El Delta del EbroFlamencos en el Delta del Ebro

Arroz caldoso en el Delta del Ebro

10. Enoturismo

Dentro de esta variedad de paisajes que ofrece la provincia de Tarragona, no faltan los campos de vides.

Viajando por Tarragona, vimos viñedos en bancales (la comarca del Priorat), en llanuras (Camp de Tarragona y Penedés) y en onduladas colinas (Conca de Barberá)

En esta región de viñas cultivadas con sabiduría milenaria, hay una actividad imprescindible: visitar viñedos y bodegas. Se puede extender a hoteles, vinotecas y restaurantes, donde el maridaje entre vino, cocina y alojamiento  protagonizan inolvidables experiencias.

Viñedos en la comarca de Tarragona

11. Cartuja de Escaladei

Los orígenes de la comarca del Priorat se encuentran en esta cartuja fundada en el s. XII por monjes llegados de la Provenza. También el nombre de la comarca que deriva de Prior.

Por lo visto, se puede visitar sus ruinas: los claustros, la iglesia, el refectorio y una celda reconstruida.

Nos quedó pendiente para el próximo viaje.

PLAYAS Y CALAS DE TARRAGONA

Calas y playas de Tarragona. Ando y reando

1. Playa de Altafulla

La costa de Tarragona cuenta con unas bonitas playas y calas. La playa de Altafulla es una de ellas.

2. Playa de Tamarit

Uno de los elementos que más destaca de esta bonita playa es el castillo de Tamarit (s. XI). Formaba parte de una pequeña aldea medieval de la que se conserva muy poco: parte de muralla y alguna puerta.

Se alza en un promontorio junto al mar. La mezcla de estilos (románicos y góticos) y el admirable entorno de mar y rocas, dan lugar a una excepcional composición.

El atardecer es el mejor momento para admirar el conjunto.

El castillo de Tamarit es propiedad privada y no está abierto al público. Su uso actual es para ceremonias y fiestas.

(No hay fotos. Algunos momentos merecen olvidar la cámara)

***Una advertencia, si entras por la N-340, por el desvío hacia el Castell y camping, no podrás aparcar, al menos que vayas al camping o al restaurante de la playa.

Lo mejor es llegar a la playa de Altafulla. Dejar allí el coche, y tras un paseo por la playa tendrás a tus pies el castillo. Si te quieres ahorrar el paseo, desde cualquier punto de la playa tendrás una buena imagen.

3. Cala la Mora

Entre el saliente de Tamarit y la punta La Mora queda al resguardo esta playa urbana de fina arena. Cuenta con parking gratuito, restaurantes, servicio de socorristas…

4. Cala Romana

Muy apreciada por los tarraconenses. Los motivos: por ser una playa limpia y tranquila, por estar cerca de la ciudad y por su bonito entorno entre dos pequeños salientes cubiertos de vegetación.

Ha recibido el galardón de ‘Playas Verdes del litoral de Tarragona

Cala Romana. Las mejores playas de Tarragona

5. Cala Calfató

Calafat cuenta con esta pequeña y acogedora cala, protegida por altos cortados.

Es especial el atardecer desde los acantilados, contemplando como el sol se esconde tras los pinos.

* Advertencia. Hay poco aparcamiento.

Cala Calfató (Tarragona)

6. Cala Vidre y castillo de San Jorge

Otra preciosa cala de la Costa Dorada.

Con el atractivo añadido de contar con un castillo del s. XVIII, protegido como Bien de Interés Cultural. Este castillo se alza junto a los restos de una fortaleza medieval, destruida en la Guerra de los Segadores (1650).

Las mejores calas de Tarragona

7. Camí de Ronda

En Cala Vidre iniciamos una ruta por el Camino de Ronda.

El camí de Ronda es un histórico sendero que discurre por el litoral. Unía las torres de vigilancia que salpicaban la costa. Torres utilizadas para controlar y alertar de la llegada de piratas e invasores.

Dedicamos toda una mañana a subir promontorios y bajar a calas. Pasamos un estupendo día

Calas de Tarragona Camí de Ronda en Tarragona

Las calas que encontramos por el Camí de Ronda fueron:

8. Cala Forn

En la desembocadura de un riachuelo se encuentra está bonita cala protegida por acantilados.

Es una playa muy familiar. Cuenta con parking, socorrista, chiringuito, duchas…

Las mejores calas de Tarragona

9. Entre cala Forn y cala Mosquet

Hay un gran roquedo donde el mar y el viento han ido labrando cavidades. El agua entra y sale por ellas creando un relajante sonido.

Dispone de escaleras para subir y bajar al agua. Los más valientes pueden tirarse desde una roca.

No olvidar gafas de buceo, pues hay muchas y variadas especies de peces.

Calas de Tarragona con barcos

Calas de la Costa Dorada

10. Cala Mosquet

Preciosa cala salvaje. Menos turística, al no contar con ningún servicio y quizá porque es de piedras.

Entre sus singularidades, cuenta con una pequeña laguna.

La mejores calas de la Costa Dorada

El camí de Ronda recorre toda la costa. Seguro que lleva hasta otras estupendas calas. Pero por nuestra parte, aquí finalizó.

Deseamos volver, por lo que ponemos un «Continuará…».

.