Visita al Sacro Convento-Castillo de Calatrava la Nueva. (Ciudad Real)

«Nada hay que ocupe y ate más el corazón que el amor»

El Nombre de la Rosa. Umberto Eco

Un día de novela por Calatrava

El día de la visita al Sacro Convento-Castillo de Calatrava la Nueva había una espesa niebla.
En principio pensamos que era un impedimento, pero resultó ser un extra en ambientación, muy apropiado para conocer la impresionante fortaleza y la historia de la primera Orden militar y religiosa de España.

Contenido de la entrada


Organizar visita al Sacro Covento-Castillo de Calatrava la Nueva.

Qué ver

1. Paisajes exteriores

El Sacro Covento-Castillo de Calatrava la Nueva se levanta sobre la parte más alta del cerro El Alacranejo (936 m. de altitud).
Está rodeado por una densa vegetación compuesta de quejigos, acebuches, enebros… que fuimos apreciando por el camino en forma de espiral de acceso del recinto. Este camino empedrado fue reparado para la visita de Felipe II y su esposa en 1560.

2. Visita guiada

Ya en el interior, nos esperaba un guía para explicarnos la historia del Sacro Convento-Castillo de Calatrava. (Estas visitas guiadas se realizan los sábados y domingo a las 12:00 y son gratuitas)

El recinto se compone de: tres murallas (sólo la segunda cierra completamente su perímetro), el castillo, la iglesia, el convento, la hospedería y  la puebla.

Se construyó siguiendo el trazado natural de los peñascos del cerro, con mampostería de piedra y ladrillo.

Los arcos de las puertas y los pilares de la iglesia están realizados en piedra volcánica (estamos en  tierra de volcanes).

También se pueden visitar: el Campo de los Mártires (cementerio), la ermita de Nuestra Señora de los Mártires, el claustro, los dormitorios, el patio de armas y las habitaciones del Maestre.

3. Iglesia de Calatrava la Nueva

Es el edificio mejor conservado de todo el recinto.
Se trata de un bella iglesia construida en el siglo XIII con elementos románicos y góticos. De estilo cisterciense donde la austeridad ornamental está en consonancia con los preceptos de ascetismo y pobreza de los monjes del Cister.
Del exterior, llama la atención el enorme rosetón de la Puerta de la Estrella. Este elemento no estaba en la construcción original, fueron los Reyes Católicos los que mandaron que se abriera una fuente de luz para iluminar el interior.
También son interesantes los contrafuertes a modo de torreones.
Ya en el interior, es llamativo el contraste de la piedra volcánica roja en pilares, arcos y nervios, con los ladrillos claros que cierran las bóvedas.
Vistas del castillo de Calatrava con niebla
Sacro Convento-Castillo de Calatrava la Nueva sobre el cerro El Alacranejo
Puertas del castillo de Calatrava
Puerta exterior. El arco esta realizado en piedra volcánica
Castillo de Calatrava sobre piedra de cuarcita
Castillo construido sobre la roca de cuarcita
Castillo de Calatrava
Castillo de Calatrava
Patio de Armas del Castillo de Calatrava
Patio de armas
Restos del convento de Calatrava
Restos del convento
Villa Vieja de Calatrava
Entre la primera y segunda muralla se encontraban las viviendas de los trabajadores, en la denominada Villavieja
Interior iglesia de Calatrava
Iglesia del Sacro Covento-Castillo de Calatrava
Puerta de la Estrella y rosetón en piedra volcánica
Iglesia del Castillo de Calatrava (Ciudad Real)
Puerta que comunicaba la iglesia con el claustro

Curiosidades del Sacro Convento-Castillo de Calatrava

La visita terminó con algunos datos curiosos, como que en 1997 en este castillo se celebró el acto de investidura como Doctor Honoris Causa de Umberto Eco por la Universidad de Castilla-La Mancha.
Nada más apropiado para este día de niebla sobre el Sacro Covento-Castillo de Calatrava la Nueva, que evocar el misterio de la novela de Umberto Eco,  «El nombre de la rosa».

Historia del Sacro Convento-Castillo de Calatrava

Es en 1158 cuando nace la Orden de Calatrava. La primera en España que imitaba el espíritu guerrero de las órdenes del Santo Sepulcro.
Años antes, en 1147, Calatrava había sido arrebatada a los árabes por Alfonso VII y entregada a la Orden del Temple.
Pero pocos años después, los templarios se niegan a defender estas tierras, alegando que el castillo de Salvatierra estaba mal situado en medio de la llanura castellana, lo que dificultaba su defensa.
La Orden del Temple abandona Calatrava y ante la situación de inminente peligro, el abad Raimundo (del monasterio cisterciense de Fitero) y el monje Diego Velázquez convocan una cruzada.
En poco tiempo, reunieron un numeroso ejército. Éste acobardó a los invasores árabes que huyeron al sur de la Península.

Orden Militar de Calatrava

En recompensa, el rey Sancho III (sucesor de Alfonso VII) entrega Calatrava a los monjes de Fitero.
Se crea un ejército permanente de soldados con votos monásticos. Se llamó la Gran Orden Militar de Calatrava.
La Orden de Calatrava consigue arrebatar el castillo de Salvatierra a los árabes. Deciden construir otro en el cerro que queda enfrente.
Comienzan las obras pero tienen que abandonarlas pues los árabes toman de nuevo estas tierras.
Es en 1212 , tras la victoria de Las Navas de Tolosa, cuando la Orden de Calatrava se consolida.
Entre 1213 y 1217 se levanta el actual Sacro Convento-Castillo de Calatrava la Nueva.
Será una de las fortalezas castellanas mejor preparadas para la defensa (aunque nunca se libró ninguna batalla en este recinto).
Además, contaba con una excelente ubicación; por el sur controlaba el paso natural hacia Andalucía y por el norte las tierras de Calatrava y el valle del Jabalón.
Siglos después, el Sacro Convento-Castillo de Calatrava abandonó su función defensiva y se limitó a las religiosas. Estuvo habitado por frailes calatravos de clausura hasta 1802 que se trasladan a Almagro.

Historia del Sacro Convento-Castillo de Calatrava la Nueva
Tierras de Calatrava
Castillo de Salvatierra en Ciudad Real
Castillo de Salvatierra frente a la fortaleza de Calatrava