Belchite Viejo (Zaragoza)

 «Si los hombres se odian, nada se puede hacer. Todos seremos víctimas de los odios. Todos nos mataremos en guerras que no deseamos y de las que no tenemos responsabilidad. 

Claraboya. José Saramago

Belchite viejo, cicatrices de guerra

Hubo un bando nacional y un bando republicano. Hubo buenos y hubo malos, en los dos bandos. Hubo una guerra pero no hubo ninguna victoria, porque esta batalla la perdieron todos los españoles. La población se enfrentó en una innecesaria guerra y padecieron una cruel y malintencionada posguerra.
Durante el macabro episodio de la Guerra Civil Española, Belchite pasó de manos republicanas a nacionales y viceversa.
La contraofensiva republicana se inició el 24 de agosto de 1937, dentro del marco de la ofensiva sobre Zaragoza. Tras 14 días de combate y asedio, Belchite cayó definitivamente en manos del ejército republicano. La batalla se saldó dejando un hermoso pueblo totalmente destrozado, pero lo más lamentable fueron las más de 5.000 personas que fallecieron en la contienda.
Cuando terminó la Guerra Civil, Belchite no fue reconstruido ya que el gobierno franquista decidió utilizarlo con fines propagandistas como la barbarie cometida por los «rojos».
Quizás, el estado era tan lamentable que fue más práctico levantar otro pueblo justo al lado, al que llamaron Belchite Nuevo, y resignar al abandono a Belchite Viejo.
Por un motivo u otro, el caso es que casi 80 años después, Belchite Viejo ha quedado como un fantasmagórico legado de ese desatinado capitulo de nuestra Historia.
Un aterrador escenario que pone los pelos de punta, y al que habría que poner la categoría de no apto para personas sensibles.
Ruinas de la iglesia de Belchite Viejo

Ruinas de la iglesia de Belchite Viejo

Vivienda fantasma de Belchite Viejo
Casa en ruinas de Belchite Viejo
Iglesia y cementerio de Belchite Viejo
Casas en ruina en Belchite Viejo. Casas fantasmal

Un poquito de historia de Belchite Viejo

Aunque el pueblo de Belchite es hoy lo más parecido a una escombrera, conviene no olvidar que esas ruinas fueron hogares, colegios, tiendas, palacios, iglesias, fabricas… y tuvieron su historia.

Origen de Belchite

Sus orígenes nos llevan hasta el S. I a.C al yacimiento de Nuestra Señora del Pueyo, que alberga la ciudad romana de los siglos I a. C. – III d. C.
Las tierras fértiles del valle de Aguasvivas, junto con el estratégico emplazamiento, serán los factores que atraerán a grupos de tribus bereberes.
En el año 1118 la Taifa de Zaragoza fue conquistada por Alfonso I de Aragón, el Batallador. Conscientes del importante punto estratégico y productivo, se emite un fuero para atraer a nuevos pobladores. Belchite pasaría a ser un importante centro fronterizo para controlar los territorios musulmanes. En 1122, se crea en Belchite la primera orden religioso-militar aragonesa: la Cofradia Militar de Belchite.
La cultura cristiana, islámica y judía convivieron durante varios siglos, aunque el grueso de la población continuó siendo morisca.

Belchite cristiana

La expulsión de los moriscos supuso una importante perdida demográfica. Superado este momento de crisis de población, Belchite recuperó su potencia siendo uno de los municipios más importantes de Aragón.
De esta época de esplendor, quedan en Belchite Viejo los restos (ametrallados y bombardeados) de palacios y casas nobles.
También de iglesias: San Martín y San Agustín,  San Juan-Torre del Reloj, el Convento de San Rafael, el Seminario, la ermita de la Virgen del Pueyo…
Así como los restos de las puertas que daban acceso a la villa.

Belchite S. XIX

Llegado el siglo XIX, comenzó para Belchite un triste periodo en el que la prosperidad y la riqueza económica y de población fue sustituida por una serie de lamentables y devastadores episodios bélicos.
Durante la Guerra de la Independencia, Belchite tuvo su participación en los hechos ocurridos durante el primer Sitio de Zaragoza.
Dada la complicada situación en la que se encontraba la ciudad, el 16 de junio de 1808 Palafox sale de Zaragoza para asentarse en Belchite, con el objetivo de reunir nuevas fuerzas y presentar nuevos frentes de guerra al ejército francés.
Pocos días después, el ejército español fue derrotado. Este hecho quedó registrado en el Arco del Triunfo de París, en la lista de victorias napoleónicas.

 Guerras Carlistas y Guerra Civil

En 1838, dentro de la linea de avance carlista, se produjo una nueva batalla en Belchite previa al famoso intento de entrada en Zaragoza. Sin embargo, de estos episodios bélicos, el que más importancia y repercusión tuvo para la vida del pueblo fue el de la Guerra Civil.

  Visitar Belchite Viejo

Es necesario concertar día y hora en el teléfono: 976 83 07 71

Horarios oficina turismo: 
De Martes a Viernes: 
Mañanas de 10:00 a 13:30
Tardes de 15:30 a 18:30
Sábados, Domingos y Festivos:
Mañanas de 11:00 a 13:00
Tardes de 15:00 a 18:00

 
«Pueblo viejo de Belchite, ya no te rondan zagales, ya no se oirán las jotas, que cantaban nuestros padres».